Azores 2017 – Pico (II): De la Cola de la Ballena al Techo del Atlántico

Empezando con pequeños recorridos circulares y terminando con el camino hasta el techo de Portugal, Pico tiene rutas para todos los gustos entre viñedos, acantilados y volcanes.

Hay 14 rutas oficiales que se pueden consultar en la web de Visit Azores. Todas están perfectamente señalizadas: en el punto de inicio hay un panel indicativo con información de la ruta (longitud, dificultad, historia, terreno, desnivel…) y a lo largo del recorrido hay señalización en cualquier sitio en el que pueda haber duda sobre qué rumbo tomar. ¡Azores lo pone fácil!

2017-07-azores-pico-ladeira-moinhos-bichos.jpeg

No todo son ballenas… ¡Hay también mucha vida diminuta en Pico!

Las cuatro rutas (cinco contando con el viaje en zodiac para ver ballenas) que hice en esta isla no son las más espectaculares del archipiélago, pero todas tienen algo que las hace especiales.


1) Ladeira dos Moinhos

Este pequeño recorrido circular en la vecindad de Sao Roque forma un triángulo (subida, llanear, bajada) que nos permite caminar junto a hermosas fincas, ganado azoreño, vistas de la costa y algún que otro molino antiguo.

  • Distancia: 4 kilómetros (circular)
  • Desnivel: +160 m / -160 m
  • Altitudes Mínima y Máxima : 170 m / 20 m
  • Tiempo Efectivo Caminando: 1h 30min

Resumen de la Ruta

Comenzamos a caminar en la Igreja Matriz de Sao Roque, cruzando un antiguo puente que hay a su lado para inmediatamente girar a la derecha y comenzar la subida.

Aproximadamente durante un kilómetro y medio vamos pasando junto a algunos molinos antiguos, observando diferentes escenas de la vida tradicional rural de la Ilha do Pico.

Ya en el punto alto, giramos a la izquierda para continuar un rato por la carretera. A pesar de tener que ir por ruta asfaltada las vistas a ambos lados son muy buenas. A nuestra izquierda las vistas de las montañas centrales de Pico, separadas de nuestra posición por una inmensa barrera de árboles teñidos de verde intenso…

2017-07-azores-pico-ladeira-moinhos-4

… y a la derecha, vistas de la ladera que acabamos de subir, Sao Roque, la costa y la isla de Sao Jorge a lo lejos. ¡Precioso!

2017-07-azores-pico-ladeira-moinhos-6

El molino más bonito en mi opinión está en el tramo de bajada. Por fuera se distingue perfectamente cómo está construido con rocas negras de origen volcánico (como tantas y tantas construcciones de la isla). El contraste del negro, con el verde profundo de la isla y el océano de fondo es magnífico.

2017-07-azores-pico-ladeira-moinhos-7

Molino tradicional de Pico

Por dentro se encuentra en un estado que ya le gustaría (por desgracia) a muchos de los también espléndidos molinos del estilo que tenemos en Galicia.

2017-07-azores-pico-ladeira-moinhos-8

La ruta continúa bajando sin pérdida hasta que vemos por detrás la iglesia de Sao Roque de la que habíamos salido, donde concluye el recorrido.

2017-07-azores-pico-ladeira-moinhos-9

Verde sobre azul, colores azoreños


2) Caminho das Lagoas

Este recorrido puede hacerse caminando (unos 25 kilómetros con no mucho desnivel) pero requiere dos vehículos (o meterse 50 km entre ida y vuelta) ya que se trata de un itinerario lineal que empieza en una laguna, termina en otra y discurre por la zona centro-alta de la isla por la que no pasa ningún tipo de transporte público.

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-1-vistas.jpeg

Vistas de Sao Roque y la isla de Sao Jorge

Otra opción más cómoda y sencilla es recorrerla de forma motorizada, que fue lo que hicimos nosotros que contábamos únicamente con un coche.

Resumen de la Ruta

El punto de inicio puede ser, por ejemplo, la Lagoa do Capitao, situada en la carretera transversal de la isla. Para llegar hasta ahí, nosotros subimos por la carretera secundaria que sale de la zona de Baía de Canas y sube con un trazado en zigzag hasta unirse con la carretera principal de montaña.

Es una pista preciosa. Conducir por Pico es un auténtico placer, ya que en muchos momentos se siente como atravesar un inmenso y cuidado jardín. ¡Y estoy hablando de los laterales de la carretera, las cunetas!

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-2-vistas.jpeg

Las carreteras de Pico son un espectáculo visual

Con tremendas vistas de la costa norte de Pico, subimos hasta la zona central por la citada carretera para llegar a la Transversal y girar a la derecha para así empezar el recorrido por la Lagoa do Capitao.

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-3-lagoa-do-capitao

Lagoa do Capitao con Pico tapado por las nubes

Esta laguna se considera, al igual que las demás de la isla, de pequeña dimensión (0,026 kilómetros cuadrados de extensión y profundidad máxima de 4,5 metros). La laguna en sí no tienen ningún encanto especial, pero el entorno en conjunto es bastante bonito (sobre todo si las nubes dejan ver los 2351 m de altura del cercano Pico, cosa que no pasó el día que fuimos nosotros).

Hay un pequeño camino por el que se puede caminar unos minutos para ver la laguna desde distintos ángulos y con algo de distancia, para apreciarla situada en su entorno.

Desde aquí seguimos conduciendo hacia el este para llegar a la Lagoa do Caiado, que me parece mucho más bonita. Está situada de tal forma que desde la carretera se ve la laguna rodeada de verde y, a lo lejos, el océano y la Ilha de Sao Jorge.

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-4-lagoa-do-caiado

Verde, laguna, verde, océano, isla. ¡Como un sandwich!

Poco después está el desvío a la Lagoa de Paul. En estos momentos están haciendo algún tipo de obra o reforma junto a la laguna, con lo que el paisaje está algo arruinado y, además, no hay ni pizca de agua. No compensa desviarse y es mejor plan seguir conduciendo hasta la Lagoa da Rosada.

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-5-lagoa-da-rosada.jpeg

Lagoa da Rosada entre puro paisaje verde

Por un lado está la laguna, muy bonita y curiosa, pero al otro lado de la carretera hay una pequeña elevación (que se sube en cosa de 2 o 3 minutos) desde la que se tienen unas vistas geniales de Sao Jorge y un buen trozo de la parte norte de Ilha do Pico.

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-6-vistas-desde-lagoa-rosada

Poco después llegamos a la última de las lagunas del tour: la Lagoa do Peixinho. Se diferencia de las demás por estar rodeada de vegetación baja muy uniforme y un par de lomas que le dan un aspecto muy recogido.

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-7-lagoa-do-peixinho

Lagoa do Peixinho, con el océano y Sao Jorge por detrás

A un kilómetro de aquí la carretera se bifurca, pudiendo continuar hacia la punta este de la isla o bajar a Lajes do Pico. Nosotros optamos por la segunda, atravesando pequeños poblados por una carreterucha muy estrecha y vertical con vistas a grupos de ganado haciendo sus cosas…

2017-07-azores-pico-ruta-lagoas-8-vacas

Un tranquilo y bonito recorrido ideal para un día de cansancio.


3) Mistérios do Sul de Pico

Ruta sencilla y con poco desnivel cuya única dificultad es el tramo en el que se camina por encima de restos de lava, ya que el terreno es bastante irregular.

Comienza en el bonito merendero del Parque Florestal de Sao Joao y discurre pegada a la cosa, primero atravesando algunos pequeños pueblos (la parte menos interesante quizás) y después ya por su tramo más natural, junto a bonitos miradores de la costa y diferentes zonas de baño.

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-04-vistas-costa.jpeg

La ruta pasa en muchos momentos cerca de los mistérios de lava

Al no ser una ruta circular hay que ajustar muy bien los horarios de los autobuses para poder cerrar el circuito sin llevarse un susto. La mejor opción (dado que, como mucho, hay dos autobuses al día) es dejar el coche en el punto final y coger el autobús para ir al inicio, así no hay peligro de perder el autobús por haberse entretenido demasiado en el camino.

En el horario de verano hay un autobús que hace la ruta sur de la isla y que pasa por Silveira sobre las 13.55 (el otro es muy temprano por la mañana).

  • Distancia: 9,5 kilómetros (circular)
  • Desnivel: +230 m / -260 m
  • Altitudes Mínima y Máxima : 80 m / 6 m
  • Tiempo Efectivo Caminando: 2h 30min

Resumen de la Ruta

Aparcamos en la iglesia (donde termina la ruta) y el autobús nos llevó en 10 minutos al Parque Florestal de Sao Joao. Como siempre, el camino está perfectamente señalizado y resulta imposible perderse.

Salimos del parque caminando junto a un cerco donde hay unos cuantos ciervos con poco espacio para moverse (esto de tener animales salvajes con tan poco espacio vital no me gusta nada).

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-01-parque-sao-joao

El primer tramo de la ruta es un pequeño descenso por una pista de tierra muy florida, hasta llegar a la zona de la costa. Aquí las vistas son buenas y se empiezan a intuir zonas de los Mistérios (las formaciones de lava originadas por erupciones volcánicas que llegaron a la costa).

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-03-vistas-costa.jpeg

La siguiente parte me resultó algo menos interesante ya que dejamos la costa para seguir por carretera asfaltada atravesando el núcleo de Sao Joao y los barrios cercanos. No es que estos poblados sean feos, pero son muy semejantes a otros de la isla con más interés y no aportan nada nuevo.

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-05-sao-joao.jpeg

Sao Joao y sus colores pastel

Un poco más adelante, si miramos atrás, tenemos una buena vista de la zona urbana, al borde de los acantilados y de los Mistérios, que es la vista más bonita de este tramo de la ruta.

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-06-sao-joao.jpeg

Pronto llegaremos al Moinho de Sao Joao, lo que marca aproximadamente la mitad de la caminata. A partir de aquí empezamos a acercarnos al área de Silveira. Realmente los Mistérios de el recorrido se pueden dividir en dos: Mistério de Sao Joao y Mistério da Silveira, ambos originados por erupciones volcánicas a principios del Siglo XVIII.

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-07-moinho.jpeg

El bonito y restaurado Moinho de Sao Joao

La segunda mitad del paseo me ha parecido mucho más interesante y salvaje. Poco después de dejar atrás el molino el camino se mete a la derecha para llegar de nuevo a la línea costera, y caminar durante un buen rato por encima de los mistérios.

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-09-lava.jpeg

Costa de lava

¡El contraste del color oscuro de la lava con el de la frondosa vegetación de la isla junto al océano es genial!

2017-07-azores-pico-misterios-do-sul-10-verde-negro

Como decía Alan Grant: “la vida encuentra el camino”

El tercio final es una especie de “grandes éxitos” de lo caminado anteriormente, ya que incluye zona de mistérios, vistas de acantilados, zona de mucha vegetación y parte de poblado.

Subiendo por una carretera secundaria llegamos a la carretera general, muy cerca de la Igreja de Silveira, donde acaba la ruta y nuestro coche nos estaba esperando.


4) Ponta do Pico: El Techo de Portugal

La ruta estrella de la isla y probablemente de las Azores. Subir a lo alto de Pico, el monte más alto de la isla, del archipiélago, de Portugal y de más de mil kilómetros a la redonda es muy tentador para quienes aman la montaña y las altas cumbres.

2017-07-azores-faial-caldeira-14-vistas-pico

Ponta do Pico en Ilha do Pico vistos desde Faial

La ruta me ha parecido más sencilla de lo que esperaba pero aún así no es apta para todo el mundo (como he podido comprobar en mi propia carne en algunos de los que venían en mi grupo).

Con un clima loco en general, una pendiente maja y un terreno algo irregular, la satisfacción de llegar a su cima es difícil de describir.

  • Distancia: 9,5 kilómetros (ida y vuelta)
  • Desnivel: +1150 m / -1150 m
  • Altitudes Mínima y Máxima : 2351 m / 1230 m
  • Tiempo Efectivo Caminando: 7h (pero se puede hacer en 4-5h)

Información Previa a la Ruta

Lo primero que hay que decidir antes de subir a Pico es si se va a hacer con guía o sin guía. Según mi experiencia personal, quienes tengan algo de costumbre de ir a la montaña pueden hacerlo sin guía si el día está despejado. El camino está perfectamente marcado por 45 postes numerados de madera, solo hay que ir de uno a otro siguiendo la ruta más sencilla (que a veces está poco clara).

2017-07-azores-pico-subida-pico-3-llegando-crater

Subiendo de poste en poste

Las complicaciones aparecen si hay mucha niebla. En ese caso a veces no se ve dónde está el siguiente pivote, aumentando las posibilidades de perderse (es recomendable llevar un GPS con el trak metido para evitar este percance).

Sea como sea, la ruta empieza desde la Casa da Montanha y hay que pagar una entrada de 10€ para acceder al camino y 2€ de alquiler por un GPS obligatorio para tener controlado al personal por si hay que hacer algún rescate.

Todo esto suena a ruta peligrosa y de tremenda dificultad, pero no es así… ¡Que nadie se asuste!

Yo hice la ruta estando alojado en Faial, el último día que me quedaba antes de marcharme a Sao Miguel. Me puse en contacto con los de Tripix Azores porque el tiempo en la isla estaba tan inestable que me pareció buena idea ir con guía y con más gente para amenizar el camino.

El precio fue de 55€ e incluía el servicio de guía, el transporte de Madalena a la Casa da Montanha (vital para mí que llegué a Madalena en ferry desde Horta y sin medio de transporte) ida y vuelta, la entrada y el GPS.

Nuestro guía, Mateo, fue un muy buen guía, con mucha paciencia, energía, alegría y profesionalidad. El problema fue que de los 8 que éramos 2 personas no estaban en condiciones de hacer la ruta. Por favor, ¡una de ellas no había subido nunca a un monte y reconoció que tenía además problemas en los pulmones! ¿Estamos tontos o qué? Esto es algo que me molesta mucho de algunos turistas: si crees que no vas a estar en condiciones de hacer la actividad y aún así quieres arriesgarte, coge un guía privado pero no arriesgues la actividad al resto de la gente.

De estas dos personas, una se quedó a medio camino (lo que nos perjudicó al llegar a la cima porque no pudimos pasar allí todo el tiempo que queríamos) y la otra llegó con sufrimiento. La bajada fue un horror, tardamos 4 horas porque el guía tuvo que ir indicándoles en todo momento (sí, sí, paso por paso) dónde tenían que poner cada pie del miedo que tenían de caminar por el terreno (y vuelvo a repetir… ¡para nada es complicadísimo!).

2017-07-azores-pico-subida-pico-7-vistas-desde-piquinho.JPG

Cráter de Pico, por encima de las nubes y del océano

Al hacer actividades en grupo (y más aún en la montaña) es muy importante ser consciente de las posibilidades y limitaciones de cada uno, pero desgraciadamente hay mucho turista que cree que puede hacerlo todo y después pasa lo que pasa (no pude evitar acordarme de la experiencia con las inglesas de Tenerife)

Resumen de la Ruta

El día anterior había sido estupendo. Sol, la isla y la montaña se veían despejadas casi en todo momento desde Horta… pero a las 6 de la mañana cuando me levanté para coger el ferry el panorama había cambiado y se veía mucha nube.

Mateo nos recogió en Madalena, en la terminal del ferry, a las 8 de la mañana y nos llevó directamente a la Casa da Montanha. El grupo lo completaban 6 holandeses (entre ellos los 2 elementos) y un chico de Hungría. En general, gente muy agradable, abierta y energética (¡no germans!).

Empezamos a caminar sobre las 9 de la mañana. El panorama no pintaba muy bien, nube muy espesa con algo de llovizna, pero nos pusimos a ello.

2017-07-azores-pico-subida-pico-1-casa-montaha.JPG

Mucha nube… mal rollo

Después de media hora llegamos al segundo poste. Empezó a llover de verdad, lluvia de la que moja y cala la ropa hasta el fondo, pero aún así decidimos continuar (la temperatura era bastante buena, eso sí).

La pendiente no es para tomársela a broma, pero poco a poco se sube bien. Hay mucho zigzag y el terreno aunque sea en muchos tramos irregular ayuda al agarre del calzado.

Por encima de los 2000 metros de altitud empezó a despejarse un poco el tema… Bueno, realmente es que nos situamos por encima de la nube, con lo que el cielo estaba totalmente azul y de vez en cuando se podía ver un poco de las vistas hacia abajo.

2017-07-azores-pico-subida-pico-2-subida.JPG

Dejamos ahí esperando a uno de los holandeses que ya no podía con su alma y pusimos rumbo al cráter. ¡Nos quedaba poco y el tiempo estaba impecable, así que había que meter prisa y aprovechar!

Y así, de repente y casi sin darnos cuenta, estábamos caminando por el cráter de Pico. ¡Menuda pasada! Es realmente enorme. Algunos días llegan a congregarse casi 200 personas en el cráter, pero como el día estaba tan desapetecible realmente estábamos solo nosotros y otros dos grupitos pequeños.

2017-07-azores-pico-subida-pico-4-crater.JPG

Caminando por el cráter de Pico

El último tramo de la ruta es la subida a Piquinho, un pequeño cono volcánico situado dentro del cráter grande para el que hay que usar alguna vez las manos al tratarse de una subida sobre rocas y bloques pero, por supuesto, ¡vale la pena!

2017-07-azores-pico-subida-pico-5-piquinho

Piquinho y su perfecta forma geométrica

Arriba las piedras están calientes y las vistas del cráter son maravillosas. ¡Había llegado al punto más alto de las Azores y de Portugal! Misión cumplida.

2017-07-azores-pico-subida-pico-6-vistas-desde-piquinho

Esperamos un poco porque se empezó a abrir una ventana en las nubes (que estaban por debajo de nosotros) que nos dejó ver durante cinco minutos el cráter, parte de la costa de Ilha do Pico, el océano y la costa de Faial.

2017-07-azores-pico-subida-pico-8-vistas-desde-piquinho.JPG

El momento: ¡La mejor vista de la ruta!

¡Menuda sorpresa! Tal y como estaba el día no me esperaba tener la oportunidad de llegar a ver… ¡nada! No puedo ni imaginarme cómo deben ser las vistas en un día totalmente despejado. Si vuelvo a Azores tengo que volver a subir en un día despejado para disfrutar del espectáculo.

Cuando Mateo dio la orden empezamos a bajar por el mismo sitio. Parecía que el camino iba a estar totalmente despejado y que la lluvia y el mal tiempo habían desaparecido, pero no…

2017-07-azores-pico-subida-pico-9-descenso.JPG

Aprovechando la ventana de buen tiempo para empezar el descenso

Estuvo bueno hasta los 1700 metros de altitud aproximadamente, pero a partir de ahí volvimos a entrar en la nube de lleno, sin visibilidad, con lluvia y a una velocidad (literal) de 0,8 kilómetros por hora. ¡Fue toda una desesperación! El descenso más aburrido de toda mi vida.

Pero la aventura había valido la pena. Pico es demasiado llamativo como para no intentar conquistarlo. ¡Volveré!


5) Avistamiento de Ballenas en Pico

Hoy en día el ir a ver ballenas y otros animales marinos es una de las actividades estrella en las Azores. Hay bastantes empresas que se dedican a ello en las diferentes islas (parece que fundamentalmente en Faial, Pico, Terceira y Sao Miguel), pero por lo que he leído antes de venir, por experiencias de otra gente, y por la información de la gente de las propias Azores, parece que las que tienen mejor fama, reputación y experiencia son las que están en Pico.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-05-cachalotes

Cachalote en el canal Faial-Pico

Según nos contó Mónica, nuestra anfitriona en la isla, fue una empresa de Lajes do Pico la que inició todo esto por los años 60 y después, cuando empezó a emerger el turismo en el archipiélago, más gente se sumó a crear este tipo de viajes en Pico y en otras islas.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-04-cachalote

Cola de un cachalote antes de sumergirse por completo

Por lo poco que pudimos investigar en la isla, todas ofrecen el mismo tipo de viaje y por el mismo precio: unas 3 horas en el agua por 65€ por persona.

Mónica nos había dicho que daba un poco igual cuál eligiésemos. Todas son profesionales y al final el poder ver más o menos cosas depende también en cierta medida del factor “suerte”.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-17-cagarros

Los cagarros son otro básico de la Ilha do Pico

Nuestra experiencia personal fue que nos atendieron muy bien en DiveAzores, mucho mejor que en otras empresas de Madalena, así que nos lanzamos a hacerlo con ellos porque además iban a tener disponible la zodiac (máximo para 12 personas) que es mucho mejor que el barco grande (máximo 25 personas). ¡Se mueve mucho más rápido!

El plan que nos contaron parecía lógico: en principio la idea era ir viendo delfines hasta que recibiesen la llamada de los “ojeadores” (que se supone están en algún lado vigilando) para ir corriendo a donde sea que hayan visto ballenas.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-19-delfin.jpeg

Antes de llegar a Pico yo solo era capaz de distinguir (como mucho) delfín de “arroás”…

Y qué decir… ¡salió genial! Vimos varias ballenas y muchas otras cosas que no nos esperábamos. El día estaba nublado pero no había nada de viento y el océano estaba como una balsa de aceite, lo que ayudó mucho a la hora de realizar la actividad.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-26-oceano

Océano Atlántico como un plato

Cachalotes

Sin ser las ballenas más fáciles de observar (ya que pasan mucho tiempo bajo el agua), sí son las más habituales de la zona de las Azores. Los machos llegan a medir 20 metros de largo, por lo que no son unos “simples animales acuáticos”. ¡Son enormes!

2017-07-azores-pico-viaje-barco-02

En nuestro viaje con DiveAzores tuvimos la suerte de llegar a ver bastantes, a veces de uno en uno pero también de dos en dos.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-03-cachalotes

Dos cachalotes a punto de sumergirse

Cuando nuestra guía recibía la señal de que había algún cachalote en la superficie, nos dirigíamos a su encuentro a toda velocidad con la zodiac, respetando siempre la distancia mínima para no molestar al animal.

¡Qué sensación! Pocos meses antes había visto ballenas azules en Sri Lanka, una pasada de experiencia, pero es que aquí tuve la oportunidad de ver durante bastante tiempo a estos enormes cetáceos e incluso presenciar varias veces el momento en el que se sumergen…

2017-07-azores-pico-viaje-barco-06-cachalotes

…metiendo bajo el agua primero la parte delantera de su cuerpo hasta enseñar su imponente cola.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-07-cachalotes

De esas experiencias en la vida que cualquier amante de los animales tiene que vivir.

Zifios (o Ballenatos de Cuvier)

Uno de los momentos inesperados de la actividad. Nuestra guía no podía creérselo, ya que son un tipo de ballenas bastante difícil de ver. Pero cuando dos de estos ballenatos aparecieron junto al barco no los dejamos escapar.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-12-zifio-ballenato-de-cuvier.jpeg

Se caracterizan por su hocico corto con forma estrecha, y por ser el animal que ostenta el récord de profundidad a pulmón: ¡Nada más y nada menos que 137,5 minutos a 2992 metros de profundidad!

¡Una auténtica animalada (valga la redundancia)!

Carabela Portuguesa

Tan bonita como puñetera. Esta curiosa falsa medusa es realmente una colonia de diferentes organismos que trabajan juntos (cada uno con una tarea específica) para sobrevivir. Curiosamente, todos salen del mismo embrión, y sus partes importantes son el neumatóforo (la vela gelatinosa de unos 20 cm que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos y corrientes marinas), los gastrozoides (se ocupan de la digestión), los dactilozoides (detectan presas y las capturas) y los gonozoides (reproducción).

2017-07-azores-pico-viaje-barco-10-carabela-portuguesa.jpeg

Los tentáculos cuelgan del cuerpo central y suelen medir unos 10 metros de longitud, aunque pueden llegar hasta 50 metros, y están provistos de cápsulas urticantes que llegan a paralizar peces grandes y afectar seriamente a un ser humano (en casos extremos incluso provocando la muerte).

2017-07-azores-pico-viaje-barco-11-carabela-portuguesa

Un horror, vamos. Para ver en la distancia. Me asustó la cantidad de ellas que vimos en el recorrido en zodiac.

Manta

Otra de las sorpresas inesperadas fue la aparición de dos mantas moviéndose muy cerca de la zodiac (por los lados y por debajo), llegando incluso a asomar ligeramente en la superficie. ¡Un bicho bastante grande por cierto!

2017-07-azores-pico-viaje-barco-15-manta

Cagarros (o Pardela Atlántica)

El ave más emblemática de la isla y parece que de todo el archipiélago. Es un ave marina de gran tamaño que se alimenta fundamentalmente de calamares y peces y se caracteriza por su peculiar graznido.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-16-cagarros.jpeg

Estando en Santo Amaro, donde nos alojábamos a pocos metros de la costa, todas las noches a partir de las 10 aproximadamente los Cagarros sobrevolaban la casa. Al principio creíamos que eran niños jugando o cualquier otra cosa extraña, hasta que descubrimos que eran estas aves orquestando su sinfonía nocturna.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-18-cagarros

¡Precioso cagarro planeando sobre el Atlántico!

Durante el paseo en zodiac nos cruzamos con varios grupos en varias ocasiones. ¡Es imposible no toparse con ellos antes o después!

Delfines

Muchos, de varios tipos, y por todas partes. Al menos ésa es la impresión que nos llevamos después de 3 horas surcando las zonas del Atlántico entre Faial y Pico.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-23-delfin

Algunos solitarios, pero la mayoría en grupo, los delfines no tienen ningún miedo de las embarcaciones y se acercan a ellas a jugar o simplemente no se alejan o escapan cuando la zodiac se acerca.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-22-delfin

Por lo que le entendí a nuestra guía vimos cuatro tipos de delfines, aunque en las fotos que hice solamente fui capaz de identificar dos tipos (y puede que ni esos correctamente…):

– Delfín Común: llegan a medir 2,5 metros y pesar 110 kg. Son delgados, con hocico corto y dos tonalidades claramente diferenciadas.

2017-07-azores-pico-viaje-barco-13-delfin-comun.jpeg

– Delfín de Nariz de Botella: es el más común y conocido de todos los tipos de delfines (el famoso Flipper, al que conocí en Bahamas, es de este tipo). Son animales grandes, que pueden llegar a medir 4 metros y pesar 500 kg. Se ha constatado que son el segundo animal más inteligente del planeta después de los (algunos) seres humanos.

– Delfín Listado:  se encuentra en aguas templadas y tropicales de todo el mundo. Es mucho más pequeño que los anteriores, midiendo rara vez más de 2,2 metros. Su peso medio es de 150 kg. Se caracterizan por las bandas de color blanco, rosa y azul.

– Delfín Manchado o Pintado: miden entre 2,2 y 2,5 metros y pesan unos 140 kg. Se diferencia por una banda clara que va del hombro a la aleta dorsal.

¡Está claro que las Azores tienen mucho mundo que ofrecer también en sus aguas!

2017-07-azores-pico-viaje-barco-25-delfin.jpeg

2 comentarios en “Azores 2017 – Pico (II): De la Cola de la Ballena al Techo del Atlántico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s