Laos (Diciembre 2019)

El único país del Sudeste Asiático sin costa es especial por muchos motivos: naturaleza exuberante, diversidad de etnias y cultura, una intrincada historia con especial intensidad en el siglo XX… Pero lo que destaca por encima de todo, es su encanto rural, su aura de tranquilidad y la sensación de estar visitando un país al que aún no ha llegado la masificación de muchos de sus vecinos.


Resumen del Viaje

Laos se presentó ante mí en todo momento como el complemento ideal para las visitas que tenía seguras a Myanmar y Camboya.

En esos dos países hay varios conjuntos de templos muy importantes, mientras que en Laos no hay algo monumental que lo caracterice y que sea fácilmente identificable como lo es Bagan a Myanmar y Angkor a Camboya, por ejemplo.

2019-12-laos-luang-prabang-vat-xiengthong-07-capilla-roja

El precioso Wat Xiengthong en Luang Prabang

Así que, encajar Laos como país bastante desconocido para mí entre estos dos de los que sí que sabía, algo me pareció una buena idea.

Por otra parte, mis amigos Alberto y Lourdes me habían hablado maravillas de él, así que tenía que valer la pena, y además mi amiga Isa con la que había viajado a Namibia en 2017 estaba muy interesada en ir, por lo que todo parecía fluir de manera natural.

2019-12-laos-nong-khiaw-ruta-rio-nam-ou-05-barca

Disfrutando con mi amiga Isa del «Laos acuático»

Una vez decidido que iba a pasar por cuatro países del Sudeste Asiático en sentido horario y empezando en Bangkok, Laos quedó situado después de Myanmar (bueno, realmente después del norte de Tailandia) y Camboya.

En las 3 semanas que pasé en Laos disfruté al máximo de la diversidad paisajística y climática (llegando incluso a sentir frío por primera vez en muchas, muchas semanas), los viajes en moto por las carreteras rurales y la sensación de no tener prisa casi en ningún momento.

2019-12-laos-thakhek-loop-dia-4-13-limestone-viewpoint

Paisaje kárstico del Thakhek Loop

Así que no tengo ninguna duda en recomendarlo. Es fácil viajar y moverse por Laos, y todo el encanto que aún tiene, a pesar de que el turismo ha ido subiendo bastante rápido en los últimos años, empieza a estar amenazado a causa de las incursiones Chinas en el país.

Nadie sabe cuánto durará la magia del lugar, por lo que vale la pena no darle demasiadas vueltas y animarse a visitar uno de los países menos trotados de Asia.

Acompáñame a mí y a mi amiga Isa a lo largo de 22 días recorriendo Laos de norte a sur, con muchas ideas previas pero poca planificación, y con mucha ilusión por dedicar la mitad de los días a viajar en moto libremente y sin ataduras.


Diario de Viaje e Itinerario: Paso a Paso (Enlaces)

En todo momento tuvimos claro, fundamentalmente por la geografía del país, que íbamos a recorrer Laos de norte a sur. Elegimos Luang Prabang como punto de encuentro, ya que yo iba a entrar en el país por un paso fronterizo con Tailandia al noroeste e Isa iba a llegar desde España directamente en avión.

2019-12-laos-mapa-1

A partir de ahí, fuimos trazando nuestro itinerario intentando optimizar el tiempo y los desplazamientos.

La ciudad más famosa del país es, realmente, un pueblo grande lleno de encanto tradicional y colonial.

Además, la ruta de dos días por el Río Mekong desde la frontera con Tailandia es una manera muy original de introducirse de lleno en Laos y en la importancia que el río ha tenido en toda su historia.

Este pueblo bañado por las aguas del Río Nam Ou es la base ideal para desconectar de las ciudades y hacer actividades de agua y montaña.

Totalmente fuera de la ruta turística habitual, la provincia de Xieng Khouang alberga unos de los tesoros megalíticos más importantes del Sudeste Asiático, además de haber sido testigo de una de las etapas más negras de la historia de Laos.

Parecido a Nong Khiaw pero con mucho más renombre y, también, con mucha más gente; a día de hoy Vang Vieng es un sitio en el que con casi toda seguridad puedes encontrar el plan que mejor se adapte a tus gustos y a lo que buscas.

Magnífica ruta sobre dos ruedas por el centro del país. Ideal para desconectar, rodearse de paisajes kársticos y descubrir cuevas y miradores estupendos.

Otro circuito (esta vez de 3 días) por las ruinas de un antiguo imperio Khmer y algunas de las cataratas más bonitas de todo Laos.

Si Phan Don (4000 Islas) es un archipiélago en el propio Río Mekong que resulta ideal para pasar unos días sin preocupaciones en un entorno privilegiado.


Información Post-Viaje

Entrada y Salida del País

El visado para entrar en Laos es un proceso muy sencillo y se puede realizar en pocos minutos en la mayoría de los puntos de entrada al país, ya sea por tierra o en un aeropuerto internacional (Vientiane, Luang Prabang o Pakse).

En cuanto a los pasos fronterizos por tierra, hay que comprobarlo antes ya que no todos disponen de la Visa On Arrival, pero sí la inmensa mayoría.

Para un ciudadano Europeo lo normal es que la Visa On Arrival cueste ente 30$ y 35$ (tienen una tabla donde estipulan el precio para cada país), pero después hay un problema de mafias con alguno de los pasos fronterizos y, en especial, el de Trapaeng Kriel de Camboya.

Yo entré en Laos por tierra cruzando desde Chiang Khong (Tailandia) a Houayxai y no tuve ningún problema. Pagué únicamente la tarifa estipulada y los agentes fueron realmente amables.

Pero cuando salí del país por Nong Nok Khiene (Laos) para entrar a Camboya por Trapaeng Kriel, el proceso se convirtió en un insulto que, en general, los viajeros tenemos que tragar por la falta de tiempo o el desconocimiento de lo que ahí se cuece.

Que conste que la peor parte fue en el control de Camboya y no en el de Laos, pero aún así el groso de los trámites fue vergonzoso. No es que suponga un desembolso brutal de dinero (puedes pagar entre 1€ o 10€ por encima del precio habitual de todo el proceso) pero es una pena que, aún sabiendo cómo funcionan las mafias de ese puesto fronterizo, el gobierno no haga nada, porque da muy mala imagen.

Transportes Más Importantes

Lo más habitual en Laos es moverse por tierra en autobuses o minivans, aunque en función del itinerario o del tiempo del que se disponga puede compensar coger algún vuelo interno.

– Autobús o Minivan: conectan cualquier punto del país. Es muy fácil comprar los billetes, ya sea directamente en la estación o en una agencia o guesthouse, y los precios son muy asequibles. Durante nuestro viaje hemos ido en autobuses locales, autobuses nocturnos con cama, minivans turísticas y minivans locales y, en general, todo salió bastante bien. Aunque el país es pequeño y las distancias no suelen ser muy grandes, la infraestructura de carreteras no es muy buena, por lo que cualquier desplazamiento lleva mucho más de lo pensaríamos en función de los kilómetros.

2019-12-laos-thakhek-loop-dia-4-11-carretera

Ejemplo de puente por el que puede cruzar «cualquier vehículo»

– Tren: hay menos de 4 kilómetros de línea de tren en Laos y pertenece a la línea que conecta Vientiane con Nong Khai en Tailandia.

– Avión: a pesar de ser un país pequeño, los vuelos internos pueden acortar mucho algunos de los largos trayectos por carretera, especialmente si se quiere acceder a alguna de las zonas más remotas y menos turísticas. La compañía estatal, Lao Airlines, ha ido mejorando en los últimos años y, además, hay otras dos compañías privadas (Lao Central Airlines y Lao Skyway). Se puede reservar fácilmente billete por internet en cualquiera de ellas.

– Barco: debido a la proliferación de presas y embalses chinos en el país, las rutas tradicionales de navegación en Laos se están viendo recortadas o, directamente, truncadas en los últimos años. Los principales ríos navegables son el Nam Ngum, el Xe Kong, el Nam Ou y el Mekong, siendo este último el más importante.

2019-12-laos-luang-prabang-chomphet-3-wat-chom-phet

Río Mekong a su paso por Luang Prabang

La situación de la navegabilidad en cualquier río afectado por las presas chinas es muy cambiante, ya que depende de varios factores como el control del caudal del agua. Conviene preguntar para informarse de cómo está la situación del río o del trayecto que se quiere navegar, aunque siempre puede haber sorpresas de última hora (como nos ocurrió a nosotros en Nong Khiaw) que obliguen a tener que esperar unos días o, directamente, a cambiar de planes.

Alojamientos

El alojamiento en Laos no es ningún problema. Hay una gran oferta de guesthouses, albergues y hoteles de todas las categorías y precios.

Al no ser aún un país con mucho volumen de turismo es fácil viajar sin reservas previas o reservando uno o dos días antes por booking, agoda o llamando directamente al propio alojamiento.

Nosotros pagamos una media de 8-9€ por noche (si incluimos los desayunos) y podríamos haber rebajado esa media en 2 o 3€ sin ninguna dificultad.

2019-12-laos-thakhek-loop-dia-3-05-spring-river-resort

El alojamiento que más nos gustó fue el SpringRiver Resort, cerca de Konglor Cave

En general, acabamos muy contentos en todos los alojamientos, tanto por el trato de la gente como por las instalaciones.

Salud y Riesgos

Laos nos ha parecido un país muy tranquilo y seguro, aunque sí que hemos leídos casos muy aislados de algún que otro vehículo que ha sido asaltado con consecuencias algo trágicas.

Al final, es importante usar el sentido común y, como en muchos países, no conviene caminar por zonas poco pobladas o sospechosas por la noche ni ir a barrios que puedan ser conflictivos.

Toda la gente con la que fuimos coincidiendo tenía la misma sensación que nosotros y no vimos ninguna situación que nos hiciese sospechar de robo ni de nada parecido (los únicos que nos robaron fueron los oficiales del paso fronterizo con Camboya…).

Sin embargo, sí que hay que ser muy consciente del riesgo que suponen las UXO (Unexploded Ordnance), que vienen a ser las bombas no detonadas de la Guerra de Vietnam. La casi totalidad de lugares de interés turístico están ya limpios de estos terribles restos del pasado, pero igualmente no es conveniente salirse de los caminos estipulados ni, por muy ridículo que parezca, adentrarse demasiado en un bosque o cuneta para ir al «baño».

2019-12-laos-luang-phonsavan-xieng-khouang-centro-interpretacion-bombas-7

Restos de las múltiples guerras que ha sufrido Laos

En cuanto a la salud, como comenté en la entrada inicial, conviene estar al tanto de las enfermedades habituales que se transmiten por picaduras de mosquito (Malaria, Dengue, Encefalitis Japonesa…) y, también, de las enfermedades habituales de los viajeros menos peligrosas (diarreas, golpes de calor…).

Decir que la sanidad en Laos es precaria sería casi como un cumplido. Ante cualquier síntoma que parezca escaparse de un resfriado o una indigestión, la mejor opción es contactar rápidamente con el seguro de salud que se haya contratado o cruzar la frontera a Tailandia, que sí que tiene un sistema de salud mucho más fiable.

Comida

Muy cercana a la Tailandesa, la gastronomía de Laos se sustenta mucho en el arroz (steaky rice o «arroz pegajoso», delicioso), los nooddles, las verduras, la carne y el pescado de río.

Los platos que más me gustaron fueron el pollo con anacardos, el Lao Laap (una especie de carne marinada servida templada, riquísimo) el Pad Lao o cualquier otra variedad de nooddles, las sopas (de carne, verduras, etc.) y el pescado que tomamos del Río Mekong.

Comimos muy bien tanto en sitios claramente turísticos como en restaurantes locales. Vale la pena dejarse llevar por la intuición y la curiosidad.


Resumen Final

– Puede que Laos sea tu destino si buscas un país Asiático sin ajetreo, con pocos turistas y con un estilo de vida tranquilo y pacífico; si te apetece descubrir in situ episodios de la historia de Indochina, si te gusta viajar (en coche, mote, bicicleta, autobús…) por carreteras rodeadas de paisajes kársticos hasta poblados con pequeños templos o con preciosas rutas naturales, y si disfrutas de viajes que se van construyendo sobre la marcha con la seguridad de que, acabes donde acabes, tendrás algo interesante que hacer.

2019-12-laos-luang-prabang-phousi-5

Puesta de sol sobre el Mekong

– Puede que Laos no sea tu destino ideal si te apetece viajar a un país con grandes monumentos o joyas arquitectónicas, si no disfrutas del contacto con la naturaleza o con la gente local o si sacrificar los estándares de infraestructuras e higiene no entra dentro de tus planes.


Yo tengo claro que me fui de Laos con una sensación muy placentera, mezcla de los lugares tan bonitos que visité, de lo que disfruté viajando con mi amiga Isa y de la sensación global de bienestar que nos inundó desde el primer día que pusimos un pie en esta pequeña joya asiática.

Sin duda, volvería para seguir adentrándome en esas zonas remotas a las que el turismo masivo aún está bastante lejos de llegar.

2019-12-laos-thakhek-loop-dia-5-14-carretera

¡Rumbo al interior!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s