Camboya 2019 – Etapa 2 – Battambang y Banteay Chhmar: Descubriendo el Noroeste

La Ruta 5 que sale de Phnom Penh hacia el noroeste es la misma que seguían los Tailandeses para sus invasiones y, en sentido contrario, también el camino que siguieron los Khmeres Rojos en su retirada justo antes de que los vietnamitas liberasen la capital en 1979. Nosotros seguimos este camino para pasar unos días en la tranquila ciudad de Battambang antes de adentrarnos en el mogollón de gente de los Templos de Angkor.

Battambang: Nombre Gracioso, Ciudad Interesante

Famosa por su arquitectura colonial, Battambang es la segunda ciudad más grande del país (200.000 habitantes) y un sitio muy atractivo para establecerse unos días y pasear por sus calles y conocer su entorno.

Historia de la Ciudad

Aunque fue fundada en el siglo XI d.C., Battambang ha seguido un camino algo independiente al del resto del país hasta su anexión definitiva a mediados del siglo XX.

2019-12-camboya-battambang-ta-dumdong

Ta Dumdong

Durante gran parte de su existencia, la ciudad estuvo dominadas por los Tais. A lo largo del siglo XIX la provincia tuvo una serie de gobernadores que consiguieron que el territorio pasase a tener un estado de relativa independencia, tanto de Tailandia como de Camboya.

Cuando volvió a manos de Camboya en 1907 los franceses se propusieron modernizarla, construyendo gran parte de los edificios que aún se pueden ver hoy en día en la ciudad

2019-12-camboya-battambang-casas-coloniales-4

Legado colonial de Battambang

Cómo Llegar y Qué Visitar

Siendo la segunda ciudad más grande del país, Battambang está bastante bien comunicada con el resto de Camboya y es, además, un punto estratégico para viajar de Phnom Penh a Siem Riep o incluso para cruzar a Tailandia.

Desde la capital, nosotros cogimos una minivan en la que fuimos muy cómodos por 8$ cada uno (algo que yo agradecí después del estado en el que estaba mi estómago). El trayecto duró aproximadamente 5 horas y, como habíamos salido a las 8:30 de la mañana, aún tuvimos un buen rato por la tarde para pasear por las calles principales de la ciudad.

2019-12-camboya-battambang-comida-callejera

Comida callejera en el centro de la ciudad

En total pasamos casi tres días enteros en la ciudad y sus alrededores:

  • Arquitectura colonial: sin ser tan impactante como la de otros sitios, los edificios coloniales de Battambang son muy bonitos y su contraste con el resto de construcciones resulta muy interesante.

2019-12-camboya-battambang-casas-coloniales-3

  • Ruta en bici: uno de los mejores recuerdos que nos llevamos es esta ruta de medio día que hicimos con una guía inmejorable: Raska.

2019-12-camboya-battambang-tour-bici-15-ruta

  • Tren de Bambú: un buen ejemplo de cómo crear algo original a partir de la destrucción.

2019-12-camboya-battambang-tren-bambu-09

  • Casas tradicionales: un buen pedazo de historia de Battambang se respira en algunas de las casas tradicionales a las afueras de la ciudad que se conservan casi intactas.

2019-12-camboya-battambang-casa-Bun-Roeung-2

  • Las Cuevas: las cuevas de exterminio y las cuevas de los murciélagos son otra interesante excursión de medio día que se puede hacer desde el centro de la ciudad.

2019-12-camboya-battambang-phnom-sampeu-14-murcielagos

  • Relax y Cultura: masajes, buena comida, exposiciones… Vale la pena dedicar algo de tiempo a la parte más lúdica de la ciudad.
2019-12-camboya-battambang-calle-2.5-actuacion

Performance en la Calle 2.5

Paseando por Battambang

Para las dos noches que pasamos en Battambang buscamos un hotel céntrico, cómodo y que fuese bastante decente por si me daba otro vaivén estomacal (¡algo que no volvió a ocurrir, por cierto!).

Nos alojamos en el Royal Hotel (25$ la habitación doble con baño y desayuno) que está muy cerca del Mercado Central (Psar Nat) y de la zona más interesante de la ciudad.

2019-12-camboya-battambang-mercado

Mercado de Battambang

El primer día, nada más dejar las mochilas, nos pusimos a patear la zona de los edificios coloniales y del río Sangker. Las calles más interesantes son las callejuelas estrechas que están al sur del mercado Psar Nat, en las que hay un montón de tiendas, restaurantes, comercios, sitios de masajes, etc.

2019-12-camboya-battambang-casas-4

Tienen realmente mucha vida y concentran a la mayoría de los pocos turistas que visitan Battambang. El resto de los días acabaríamos pasando varias veces por estas calles. Nos gustó mucho el restaurante About the World, llevado ahora por un matrimonio local muy agradable (sitio bonito y con buena comida) y el sitio de masajes Nature Boutique Spa (14$ por un masaje realmente bueno).

2019-12-camboya-battambang-about-the-world

Restaurante About the World

En cuanto a la zona de casas coloniales, el edificio más significativo es la Residencia del Gobernador, que podía pasar perfectamente por un palacete francés. Debe ser un sitio popular también entre la gente local porque había un par de parejas haciéndose fotos para sus álbumes de boda.

2019-12-camboya-battambang-casas-coloniales-1-residencia-embajador

Otra parada interesante es la Damrey Sor Pagoda (Wat Damrey Sor), uno de los templos más antiguos de Battambang. Se construyó en 1848 y su nombre significa «Pagoda del Elefante Blanco».

Cuando fuimos no había absolutamente nadie. Bueno, es que realmente podemos decir que el único sitio en el que nos encontramos con gente fue en la Cueva de los Murciélagos. En el resto de paradas estuvimos siempre virtualmente solos.

2019-12-camboya-battambang-damrey-sor-pagoda

Damrey Sor Pagoda

Por último, no quisimos irnos de la ciudad sin pasar a ver la galería fotográfica «Human Gallery» de Joseba Etxebarría. Allí pudimos hablar un buen rato con él, y nos explicó todo lo que fue su proyecto de Camboya, centrado en la educación de los niños, pero también sus largos recorridos en bicicleta por el mundo.

Me pareció un proyecto interesantísimo y él alguien muy valiente por ser capaz de hacer miles y miles de kilómetros por el mundo adelante en bicicleta, y también por atreverse a sacar adelante un proyecto como el que montó en Camboya.

2019-12-camboya-battambang-human-gallery

La pena es que justo en un par de meses tiene pensado cerrar esta fase de Battambang de varios años y ponerse nuevamente encima de las dos ruedas, pero llegue a donde llegue seguro que acabará dejando huella.

Ruta en Bici por el Norte de la Ciudad

Battambang nos pareció un buen lugar para hacer una ruta en bicicleta. Estaba claro que los templos de Angkor los íbamos a visitar en tuk-tuk tanto por las distancias como por el calor, así que no queríamos desaprovechar esta oportunidad.

2019-12-camboya-battambang-tour-bici-11-bicis

Nuestras bicis del tour por el norte de Battambang

Buscando un poco por internet, encontré una empresa pequeña, First Bike Tour, que ofrecía distintos tipos de rutas con buenas bicis. Además, los comentarios sobre su dueña y guía, Raska, invitaban totalmente a pasar una mañana con ella aprendiendo sobre su ciudad y sobre Camboya en general.

2019, 12 - Tour Bici Norte 23 - Arrozales

Arrozales del área de Battambang

Contratamos un tour de medio día por 17$ cada uno. Empezamos bastante temprano, a las 8 de la mañana, para evitar en la medida de lo posible el calor, y la verdad es que fue una experiencia maravillosa. Raska es una guía excepcional: agradable, maja, con muy buen nivel de inglés, paciente y deseosa de compartir su conocimiento y experiencias.

Empezamos la ruta visitando el Wat Samrong Knong, a unos 4km del centro de la ciudad. Se calcula que en el recinto de esta bonita pagoda del siglo XIX los Khmer Rouge ejecutaron a más de 10.000 personas.

2019-12-camboya-battambang-tour-bici-02-Wat-Samrong-Knong

Wat Samrong Knong

Aún no habíamos visitado ni el Museo del Genocidio ni el Campo de Exterminio de Phnom Penh, así que esta parada fue un primer acercamiento a la realidad del país y de la época de los Khmer Rouge.

La parte más moderna del complejo es un memorial con restos de muchas de las personas que fueron ejecutadas y con varios murales mostrando los crímenes y métodos de tortura sufridos por las víctimas del régimen.

Retomando el camino, hicimos una parada para probar el «Sticky Rice» o Arroz Pegajoso, una de las comidas típicas de Camboya (arroz cocinado de manera tradicional dentro de un trozo de bambú).

2019-12-camboya-battambang-tour-bici-07-sticky-rice

Estaba realmente bueno. Es una comida muy sencilla pero te permite degustar el verdadero sabor del arroz, sin ningún otro tipo de florituras.

2019-12-camboya-battambang-tour-bici-09-sticky-rice

Sticky Rice con nuestra guía Raska

El camino siguió llevándonos por zonas algo más rurales hasta llegar a una fábrica de Prahok, una pasta de pescado aplastado, salado y fermentado que se usa mucho en la cocina camboyana para dar sabor.

Tuvimos así nuestra segunda parada culinaria acompañados por un olor de pescado que nos pareció extra fuerte, y eso que nosotros somos de la costa.

La última parada culinaria fue para el apartado de bebidas: Vino de Arroz. Vimos cómo se preparaba esta bebida típica de forma tradicional, e incluso pudimos probarlo.

En una de las botellas había un serpiente dentro. Eso es el «Vino de Serpiente», que aunque se hace con serpientes venenosas, es seguro para beber porque el veneno se neutraliza totalmente con el alcohol (bueno, o al menos eso es lo que dicen…).

Para terminar la ruta nos dirigimos a las ruinas del templo Wat Ek Phnom, del siglo XI d.C. Aunque está bastante destruido, el conjunto formado por las ruinas y el entorno resulta bastante bonito.

2019-12-camboya-battambang-tour-bici-20-wat-ek-phnom

Wat Ek Phnom

El camino de regreso desde Wat Ek Phnom al centro de Battambang fue algo más intenso debido al calor de las horas centrales del día, pero la comida que nos tomamos en About The World nos ayudó a recuperar las fuerzas para la excursión que teníamos pensada para esa tarde.

Phnom Sampeu: Dos Cuevas muy Diferentes

El espectáculo natural por excelencia de Battambang es ver la puesta de sol con la salida de murciélagos de las cuevas del monte Phnom Sampeu, algo que se combina muy bien con una visita a la cima de la propia montaña y a la «Killing Cave» que, como su propio nombre indica, fue escenario también de las andanzas de los Khmeres Rojos.

Salimos a las 15:30 del hotel con un tuk-tuk que nos iba a llevar, esperar y traer por 15$ en total. Son 15 km de distancia, así que hay que planear con cautela la hora de salida para que de tiempo suficiente a subir al monte, visitar la cueva y después ver la salida de los murciélagos.

2019-12-camboya-battambang-phnom-sampeu-01-tuk-tuk

Una vez en la base, pagamos 1$ para entrar y seguimos a pie por una carretera que nos llevó casi hasta la entrada de la cueva.

La cueva en sí no es gran cosa, pero resulta aterradora por la historia que encierra. Parece claro que por todo el país vamos a encontrar referencias a la época de los Khmeres Rojos.

2019-12-camboya-battambang-phnom-sampeu-02-killing-cave

Antes de bajar, fuimos hasta una plataforma que ofrece unas vistas bastante bonitas de la zona. Todo estaba aún bastante verde, aunque desde lo alto pudimos apreciar perfectamente los efectos de la deforestación brutal que sufre Camboya: mucho prado y poco árbol.

2019-12-camboya-battambang-phnom-sampeu-06-vistas

Vistas desde lo alto

Cuando se acercaba la hora que nos había dicho nuestro conductor de tuk-tuk, bajamos por unas escaleras que nos dejaron directamente en el punto de inicio y pusimos rumbo a ver la puesta de sol.

Mucha gente se quedó en ese mismo sitio, en la base de la montaña, pero el conductor nos dijo que era mucho mejor verla desde el otro lado, ya que así íbamos a ver a los murciélagos a la vez que se ponía el sol.

2019-12-camboya-battambang-phnom-sampeu-09-puesta-de-sol

Llegamos en nada, un par de minutos, y tras trepar un poco por unas piedras, nos sentamos junto a otras personas que estaban ya preparadas para ver el espectáculo.

Y así, de repente y sin avisar, ¡pum! Miles de murciélagos empezaron a brotar de golpe del interior de esa cueva pasando directamente por encima de nuestras cabezas.

2019-12-camboya-battambang-phnom-sampeu-13-murcielagos

¡Espectáculo de la naturaleza!

¡Un espectáculo impactante! En Myanmar, en Hpa-An, vi algo muy parecido, pero aquí se podían apreciar mucho mejor.

Se calcula que diariamente salen varios millones de murciélagos de esta cueva, justo al atardecer. Y el número no me extraña, porque estuvieron saliendo de manera continua y fluida durante más de 20 minutos, para después seguir moviéndose en bandadas por el aire creando formas geométricas muy curiosas.

Y todo esto con el sol poniéndose por detrás. Maravilloso.

Cuando volvimos al tuk-tuk el conductor nos dijo que, una vez han cazado y comido (mosquitos y otros bichos sobre todo) vuelven a la cueva de madrugada para descansar y esperar a la jornada siguiente.

¡Desde luego si algún día se rebelan pueden hacer un buen estropicio en la ciudad!

Tren de Bambú y Casas Tradicionales Khmer

La mañana de nuestro tercer día en Battambang la pasamos al sur de la ciudad, fundamentalmente para montar en el tan famoso Bamboo Train (hay que tener cuidado e ir al de verdad, ya que al parecer hay un par de réplicas de mucho menos recorrido).

La historia de este tren único en el mundo se remonta, como no, a la época de los Khmeres Rojos. Tras la destrucción del sistema ferroviario del país, varios empresarios de Battambang idearon este tren para transportar gente y ganado, entre otras cosas.

2019-12-camboya-battambang-tren-bambu-07

Pese a estos inicios útiles, en la actualidad su interés es meramente turístico, pero vale mucho la pena acercarse para hacer este viaje a 40 km/h en una estructura tan sencilla que se monta y desmonta continuamente tanto para empezar el trayecto como para después cambiar el sentido de la marcha.

2019-12-camboya-battambang-tren-bambu-04

Como suele ser habitual en nosotros, madrugamos para llegar antes que todo el gentío (cualquier grupo de más de 5 turistas es ya gentío en Battambang), así que llegamos al inicio de la línea a las 8:30 de la mañana.

El precio del ticket es de 5$ por persona, independientemente del número de pasajeros que suban al tren. Como llegamos de primeros, pudimos ir en uno nosotros dos solos con el conductor, sin ningún tipo de obstáculo.

2019-12-camboya-battambang-tren-bambu-06

A la vuelta, nos cruzamos con otro trenecillo y, como solo hay una vía, uno de los dos tiene que desmantelarse para dejar paso al otro. Tradicionalmente se desarma el tren con menos pasajeros, así que nos tocó a nosotros.

Pero nada, desmontar el tren, dejar pasar al otro y volver a montarlo no llevó ni 3 minutos. ¡Menuda eficiencia!

2019-12-camboya-battambang-tren-bambu-08

Después de un comienzo de día tan divertido, seguimos con nuestro conductor de tuk-tuk para visitar dos casas tradicionales Khmer. Paramos primero en la casa Khor Song, donde la nieta del dueño original nos fue enseñando las distintas estancias y objetos hablando en un perfecto francés (pero eso sí, a volumen algo ultratumba).

La señora era muy agradable y la casa muy interesante y bonita, toda de madera y elevada del suelo para evitar problemas en la época de lluvias.

2019-12-camboya-battambang-casa-khor-song-1

Casa Khor Song

Muy cerca está la casa de Mrs. Bun Roeung, algo mejor conservada y probablemente perteneciente a una familia de más nivel económico, pero sin el encanto de la señora que te hace el tour y te la enseña.

Realmente nos gustaron mucho las dos, y dado que están bastante cerca del Tren de Bambú es una buena combinación de visita de medio día.


Banteay Chhmar: Curioso, pero mejor Prasat Preah Vihear

La idea de llegar a un sitio como Banteay Chhmar, que roza el cero turismo y que tiene un templo como los de Angkor totalmente integrado con la vegetación, me pareció demasiado suculenta como para dejarla pasar.

2019-12-camboya-banteay-chhmar-templo-02

Templo Banteay Chhmar

Y la visita estuvo bien (y, en el fondo, nos ocupó únicamente un día), pero después de ver los Templos de Angkor creo que no vale demasiado la pena desviarse ya que allí también hay templos con poca gente, y quizá valga la pena invertir ese día para ir hasta Prasat Preah Vihear, que sí que tiene que ser realmente alucinante.

Cómo Organizar la Visita

Para no perder demasiado tiempo en transportes ni quedarse allí más de lo necesario, conviene estudiar bien todas las posibilidades.

Lo primero que hay que hacer es llegar a Sisohpon (también llamado Banteay Meanchey). No es demasiado complicado ya que queda en la ruta entre Battambang y Siem Riep.

Nosotros reservamos un billete para una minivan que salía de Battambang a las 14:00 con llegada a Banteay Meanchey a las 16:00. Allí nos esperaba un taxi con el que había contactado previamante a través de visitbanteaychhmar para cubrir la última hora de trayecto hasta Banteay Chhmar.

2019-12-camboya-banteay-chhmar-pueblo-1

Banteay Chhmar es un pueblo pequeño

El regreso fue parecido. Al día siguiente, el taxi nos llevó de nuevo hasta Banteay Meanchey y allí tomamos un autobús hasta Siem Riep. El precio de cada autobús fue de 8$ por persona (los reservamos previamente con Raska, la chica del tour de la bici) y el taxi nos costó 15$ a la ida (porque es tarifa «fija» en horario regular) y 25$ a la vuelta porque era servicio privado fuera de las horas establecidas.

En cuanto al alojamiento, tuvimos mucha suerte. La misma organización (visitbanteaychhmar) gestiona una serie de homestays en el pueblo, muy bien preparados, y creo que el que nos tocó a nosotros fue espectacular.

2019-12-camboya-banteay-chhmar-casa-khoeun-reymom-homestay-1

Nuestro Homestay

Nos quedamos en la casa Khoeun Sreymom, que ya de por sí es preciosa, pero es que además la familia es extremadamente agradable, la comida muy buena y la habitación muy cómoda.

En total, pagamos 17$ por la estancia en la casa, con cena y desayuno.

Banteay Chhmar

El templo es uno de los muchos encargados por el legendario Jayavarman VII y fue construido a finales del siglo XII d.C. como memorial para cuatro de sus soldados. Su tamaño sugiere que tuvo un lugar destacado en el conjunto de templos del Reino de Angkor.

2019-12-camboya-banteay-chhmar-templo-01

Además de la estructura en sí, el templo es famoso en la actualidad por sus magníficos grabados, comparables en calidad y detalles a los del Bayon en Angkor Wat.

2019-12-camboya-banteay-chhmar-templo-05

Relieves de Banteay Chhmar

El problema es que muchos de ellos han sido robados, siendo especialmente curioso el caso de 1998, cuando un grupo radical se llevó dos enormes paneles (que a saber cuánto pesaba eso) para venderlos en Bangkok.

Afortunadamente, fueron recuperados por la policía Tailandesa y devueltos a Camboya, donde están ahora expuestos en el museo nacional de Phnom Penh.

En la actualidad, se está llevando una labor minuciosa de restauración de muchos de estos relieves, algo que pudimos comprobar in situ en nuestra visita al templo.

Para entender mejor lo que significó Banteay Chhmar en su momento, decidimos coger un guía, ya que suponía solamente 10$ más entre los dos, además de la entrada de 5$ cada uno.

Lo gracioso fue cuando vimos que el propio guía era el taxista que nos había traído el día anterior y que nos llevaría unas horas después de regreso a Banteay Meanchey. ¡Menudo negocio se tienen aquí montado! Jajaja.

Igualmente, la visita estuvo bien, aunque está bastante más destruido que los templos importantes de Angkor que visitaríamos al día siguiente.

2019-12-camboya-banteay-chhmar-templo-10

La parte que más disfrutamos fue la de los grabados, porque fue también el momento en el que el guía fue más útil al contarnos algunas de las historias y momentos históricos que estaban ahí representados.

Antes de irnos, pasamos por un par de los pequeños templos satélites que rodean a Banteay Chhmar.

Lo que más nos gustó de esta última parada fue ver cómo estos pequeños restos están perfectamente integrados con la vida diaria de la gente local (algo que me recordó a algunos de los templos que había visitado en Myanmar en Mrauk U un mes y medio antes).

2019-12-camboya-banteay-chhmar-templos-satelite-1

Templos satélite y vida cotidiana

Cuando terminamos con el recorrido, el guía-taxista nos llevó a Banteay Meancheay. Allí nos relajamos en el bar de un hotel con aire acondicionado (hacía muchísimo calor fuera) mientras esperábamos al autobús que nos recogería sobre las 15:30 para ir directos a Siem Riep.

¡El momento de poner un pie en Angkor estaba finalmente a la vuelta de la esquina después de casi dos décadas con esa ilusión!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s