Namibia 2017 – Etapa 3 – Kwando: El Extremo de Caprivi

El pasillo de Caprivi nos agasajó con otros dos safaris privados (Buffalo Core Area y Mudumu National Park) y con dos campsites excepcionales (Kwando y Muvunje), así como con diversas situaciones sorpresa fuera de planificación. Es decir, en nuestra salsa.

El día que salimos de Ngepi estaba planeado como un de tránsito para cubrir los 270 kilómetros que separan los campsites de Ngepi y Kwando, pero como siempre encontramos cosas que hacer por el camino se nos pasó bastante rápido.

2017-06-namibia-caprivi-b8-senal-1.jpeg

Cuidado con los… ¡Elefantes!

Después de haber pardo en un pequeño poblado local, en una escuela, en un mercado y en las prescindibles Poppa Falls (todo esto aún en los alrededores de Ngepi), cruzamos el río Okavango por el puente que hay en las inmediaciones de Divundu para continuar rumbo al este. ¡Teníamos que cruzar toda la franja del Caprivi (o Zambezi) conduciendo por una cuasi-recta infinita!

Safari en Buffalo Core Area

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-elefante-monos.jpeg

Pero teníamos una cita planeada con un nuevo mini-safari. Toda la zona del pasillo del Caprivi está formada por el Bwabwata National Park y, una de las zonas que se puede visitar, es la Buffalo Core Area. Hay muy poca información sobre este parque, pero conduciendo por la carretera B8 hacia el este se ve claramente el desvío a la derecha a pocos kilómetros de Divundu.

El precio que pagamos era exactamente el mismo que en el Mahango Core Area (40 NAD por persona y 10 NAD por coche). Y si en Mahango habíamos estado prácticamente solos… ¡aquí solos totalmente! Un safari 100% privado por 3€ cada uno, me río yo de lo que pagan los millonettis que se van a los safaris de lujo.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-entrada.jpg

Recibo de la entrada a la Buffalo Core Area

Cierto es que no vimos grandes grupos de animales (bueno, uno sí, pero lo contaré cuando llegue el momento), pero en las 3 horas que pasamos dentro nos encontramos con especies muy interesantes.

Para empezar, 2 minutos después de cruzar la puerta, apareció un precioso elefante que nos observaba atentamente semi-oculto en la maleza.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-elefante-1.jpeg

Nos quedamos un rato observándolo. ¡Estaba mucho más cerca que el otro elefante que habíamos visto el día anterior en Mahango! Se quedó mirándonos un rato y después se adentró en el espesor de la naturaleza a ritmo pausado.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-elefante-2

Como dato (para entender la magnitud de estos paquidermos), los Elefantes Africanos pueden medir hasta tres metros y medio de alto y pesar 6000 kilos. ¡Casi nada!

Esta zona de Namibia destaca, además de por la fauna, por la flora. Llueve mucho más que en el resto del país por lo que la naturaleza es mucho más exuberante. Prueba de ello es el formidable cactus de varios metros de alto que vimos poco después de encontrarnos con el elefante.

¡Menuda locura! Parecían diferentes ejemplares totalmente anudados y enredados entre sí.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-cactus

La primera ave que nos llamó la atención fue un Estornino de El Cabo. Estos pájaros miden 25 centímetros y pesan unos 100 gramos. El precioso plumaje aterciopelado está compuesto por una variedad de colores azulados brillantes que le da el aspecto de abrigo fashion. ¡Fascinante!

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-estornino-el-cabo

Precioso plumaje el del Estornino de El Cabo

Quién me iba a decir que le iba a acabar cogiendo cariño a esto de la ornitología…

Pronto llegamos a la zona del humedal donde había varios hipopótamos descansando tranquilamente. Esperábamos encontrarnos algún animal más. No sé si habrá sido por la hora o por el día pero la cosa estaba muy tranquila.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-hipopotamos-1

Oculto entre las ramas de un árbol se nos apareció un Toco de Bradfield. Una curiosa ave de más o menos medio metro de longitud que destaca por sus colores y su pico. Tiene pinta de polluelo con mala leche, pero no deja de ser interesante.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-toco-de-bradfield

De tanto mirar para este pájaro casi se nos pasa por alto que alguien nos estaba observando detenidamente. Y es que debajo del árbol había un precioso Kudu que no nos sacaba ojo.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-kudu-1

Estaba tan cerca de nosotros que era imposible no percatarse de que el tamaño de sus orejas era exactamente igual que el de su cabeza. ¡No me canso de mirar para ellos!

Poco a poco comenzaron a hacer acto de presencia más animales (fundamentalmente aves) en la zona del humedal. Los que más me llamaron la atención fueron:

  • Laniotordo: precioso pájaro endémico de Namibia y Angola que se alimenta de los insectos que va encontrando por el suelo.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-laniotordo.jpeg

  • Jacana Africana: tienen unas patas larguísimas que les permiten caminar por zonas con agua estancada poco profunda. Se alimentan de insectos y otros invertebrados que estén en la vegetación flotante o en la superficie del agua.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-jacana-africana

  • Egret: el ave más estilizada de África. Los hemos visto muchas veces compartiendo medio con grandes animales como antílopes o hipopótamos.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-egrets

  • Siriri Cariblanco: siguiendo por el pequeño lago vimos un gran grupo de estos animales (tipo pato) que planeaban unos sobre otros de una forma muy cómica.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-siriri-cariblanco-2

Pero sin duda el ave que nos dejó con la boca abierta fue la Carraca Lila.

Yo nunca había visto tantos colores juntos en un mismo animal. ¡Qué pasada! Al parecer estos pájaros suelen andar solos o en parejas, generalmente situados en lo alto de los árboles desde donde pueden visualizar insectos, lagartos, caracoles o cualquier otra cosa que se mueva por el suelo y les pueda servir de alimento.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-carraca-lila-1

Sin palabras :O

No sé cuánto tiempo nos quedamos parados mirándolo, pero por lo menos diez minutos. Hasta que decidió que era momento de volar.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-carraca-lila-2

Emocionadísimos con este último pájaro, seguimos el camino hasta llegar a un punto donde ya no se podía seguir con el 4×4. Paramos a almorzar sintiéndonos muy satisfechos del rato que habíamos pasado y recordando las nuevas especies que habíamos visto por primera vez aquí, en el Buffalo Core Area.

Pero África siempre se guarda alguna sorpresa, y ni de lejos nos esperábamos lo que íbamos a tener el privilegio de presenciar en el camino de vuelta.

Primero nuestros amigos los warthogs (facóquero común). Son omnipresentes, allá donde vayamos siempre acaban apareciendo para saludarnos. La verdad es que ya les tenemos hasta cariño, ¡son como de casa!

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-warhogs

Aunque no fueron los warthogs los que nos hicieron gritar de emoción. Unos cientos de metros después aparecieron tres búfalos. ¡Al fin! Dábamos por hecho que llamándose Buffalo Core Area alguno tendríamos que ver…

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-bufalos-1

Esta especie de búfalo se llama Búfalo Cafre o Búfalo de El Cabo, y no hay que confundirlo con los Búfalos de Agua que son más típicos de Asia (hace unos meses vi un buen grupo de estos búfalos de agua en un Safari en Sri Lanka).

En el caso que nos ocupa ahora, estos enormes mamíferos pueden llegar a medir casi metro y medio de alto y pueden pesar más de 700 kilos.

Suelen andar en grandes manadas, por lo que empezamos a preguntarnos si tendríamos la suerte de ver más… ¡y así fue!

Donde antes no había casi ningún animal ahora había una manada formada por decenas de estos búfalos. Fue una situación muy graciosa porque cuando pasamos junto a ellos se nos quedaron mirando. ¡Estaban como en un cuadro!

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-bufalos-2

¡Menudo posado familiar!

La verdad es que era una situación bastante imponente. Dábamos por hecho que no iban a cargar contra nosotros, pero se detectaba cierta tensión en el ambiente. Al cabo de un par de minutos decidieron que nuestra compañía ya no era grata y en un abrir y cerrar de ojos se dieron a la fuga corriendo y saltando como locos por encima del agua.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-bufalos-3.jpeg

¡Un espectáculo de esos que no sabes cuándo vas a volver a tener la oportunidad de presenciar!

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-bufalos-4

Ya está. Sentíamos que daba igual si no nos encontrábamos con ningún otro ser vivo en todo el camino de vuelta. Se habían superado nuestras expectativas con creces pero uno nunca puede despistarse porque nunca se sabe qué más puede aparecer…

Y así, en el camino de vuelta, aún nos encontramos con:

  • Un cocodrilo bebé que estaba a punto de meterse en el agua.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-cocodrilo-1.jpeg

  • Un cocodrilo (para-nada-bebé) que estaba tranquilamente tomando el sol, también cerca del agua.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-cocodrilo-2

  • Un precioso kudu macho que llevaba encima a dos bonitos pájaros (quizá una de las fotos más bonitas que hice en todo este safari)

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-kudu-2

  • Un hipopótamo que salió de entre los arbustos, cruzó el camino justo delante de nuestro coche dándonos un buen susto, y se metió de nuevo en los arbustos.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-hipopotamos-2

  • Otra carraca lila que nos deleitó con su flamante colorido.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-carraca-lila-3

  • Un mono-bebé que estaba descansando encima de una rama.

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-mono-3

  • Y, por último, un elefante que posiblemente fuese el mismo que al principio ya que lo encontramos en el mismo sitio. El mismo elefante nos dio la bienvenida y salió a despedirnos. ¡Qué amable!

2017-06-namibia-caprivi-buffalo-core-area-elefante-4.jpeg

En resumen, vale la pena hacer una parada en el Buffalo Core Area. Vida salvaje en estado puro garantizada y casi sin huella humana.

Carretera B8 a Kongola: Cruzando el Caprivi

Y entre unas cosas y otras… ¡se hacía tarde! Continuamos sin parar por la B8 hasta Kongola. El día estaba precioso y la carretera era toda para nosotros. Creo que no nos cruzamos ni con 5 coches en todo el trayecto.

2017-06-namibia-caprivi-kongola-carretera-b8.jpeg

Rectas con medida infinita del Caprivi

Allí paramos en una gasolinera para llenar el depósito y comprar algo de comida en una pequeña tienda local, ya que no teníamos muy claro si cerca del campsite al que íbamos podríamos encontrar algún atisbo de civilización para comprar los básicos esenciales.

Salimos de la tienda ya con luz tenue y nos desviamos a la derecha, cogiendo la carretera C49 hacia el sur para completar los 50 kilómetros que nos quedaban hasta el Kwando Camp.

2017-06-namibia-caprivi-b8-senal-2

Kwando Camp

Llegamos muy tarde (cerca de las 10 de la noche). El personal es muy agradable y el sitio parecía muy bonito (aunque no se veía un pimiento). Nos guiaron hasta nuestra parcela (¡con baño rústico privado!) y después de hacerle un bollo en la puerta al 4×4 con uno de los árboles conseguimos colocar el coche donde queríamos.

Montamos la tienda, cenamos y nos fuimos a descansar.

Nos levantamos con las primeras luces del día para descubrir el sitio privilegiado en el que estábamos. Situado en la orilla del río Kwando, este campsite es un lugar perfecto para desconectar uno, dos, tres o los días que se consideren necesarios.

2017-06-namibia-caprivi-kwando-camp

Comodidad, tranquilidad y naturaleza.

Optamos por pasar la mañana de relax, caminando por el terreno del campsite, cerca del río, en las hamacas, en la piscina… Una opción muy sabia teniendo en cuenta todo lo que llevábamos recorrido en los últimos días.

Safari en Mudumu

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-cebras-1.jpeg

Una cebra y su cría

Sobre las 12 del mediodía recogimos la tienda y dejamos atrás el Kwando Camp después de una larga, divertida e interesante conversación con una de las gerentes (una chica alemana). Nos dijo que este año había llovido en la zona mucho más de lo habitual, y que se alegraba de que los búfalos ya hubiesen vuelto.

También nos comentó que cada vez vienen más y más grupos asiáticos y europeos que hacen un megatour por Namibia en poco más de una semana. Llegan al campsite a las 12 de la noche y se van a las 7 de la mañana sin poder disfrutar nada del entorno. ¡Qué pena! No saben todo lo que se pierden.

La entrada al Mudumu National Park está muy cerca del campsite. Pagamos la entrada reglamentaria (una vez más, la misma que en las dos ocasiones anteriores: 40 NAD por persona y 10 NAD por coche) y empezamos la ruta (sí, completamente solos una vez más).

Igual que las otras veces, lo que más ilusión nos hacía era la posibilidad de ver especies que aún no habíamos visto. Pues bien, la espera fue casi ínfima porque a los pocos minutos nos cruzamos con un par de preciosos ejemplares de Blue Wildebeest (en castellano, Ñu Azul).

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-blue-wildebeest-1

Estos torazos llegan a medir 150 centímetros de altura y pesar más de 200 kilos. Se caracterizan por sus colores y su cabeza bovina.

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-blue-wildebeest-2

Al poco rato llegamos a una inmensa y apacible laguna cubierta de muchos nenúfares y alguna que otra Jacana Africana caminando tranquilamente por encima buscando algo de comida.

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-laguna-4-jacana-africana.jpeg

Este paisaje nos pareció muy relajante, así que nos quedamos un buen rato percibiendo los ruidos y luces de la naturaleza salvaje.

A diferencia de los otros dos safaris, la mayoría de caminos de Mudumu están preparados única y exclusivamente para 4×4 (al menos a mi juicio). Hay muchos tramos de arena suelta y pistas muy estrechas que invitan a aventurarse pero sin saber muy bien qué destino deparan.

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-laguna-1

Hay también varios restos de antiguos campsites (que están indicados en las piedras estratégicamente colocadas en muchas de las intersecciones, ¡y es que es muy fácil desorientarse!).

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-mono-en-senal

Quizá del que queda más testimonio en la actualidad es del de Nakatwa. Aún quedan algunos restos de edificaciones en pie. Me parece una pena que ya no funcionen como tal porque la experiencia de dormir dentro de uno de estos parques tiene que ser única.

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-campsite.jpeg

Aunque juzgando por el “control” de acceso que hay, cualquiera puede entrar y pasar la noche dentro que nadie se va a dar cuenta, eso también es cierto.

Volviendo al río nos encontramos esta vez con una manada de Antílopes Lechwe. Es la primera vez que veíamos este tipo de antílope que mide aproximadamente un metro de alto y pesa casi 100 kilos.

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-antilope-lechwe-1

Suelen encontrarse en terrenos húmedos o muy cercanos al agua. Se alimentan de muchas plantas acuáticas y sus piernas están cubiertas de una sustancia que repele el agua (una especie de gore-tex natural) que les permite ser veloces en aguas poco profundas, dándoles una buena ventaja sobre sus depredadores.

2017-06-namibia-caprivi-mudumu-antilope-lechwe-2

Estas son las especies que más destacaron por se novedosas, pero también nos cruzamos varias veces con Kudus, Impalas y Cebras.

El encuentro con elefantes fue toda una sorpresa. Al salir del parque retomamos la carretera en dirección al norte para llevar al Muvunje Campsite, donde pasaríamos nuestra última noche en esta zona de Caprivi.

Por el camino, y sin previo aviso, vimos una manada de elefantes pegada al borde derecho de la carretera. Iba conduciendo a 120 kilómetros por hora, así que tuve que frenar con mucho cuidado y después retroceder despacio para ponernos a su altura.

2017-06-namibia-caprivi-muvunje-carretera-elefantes-2.jpeg

¡Qué magníficos! Estaban a pocos metros de nosotros, así que los pudimos ver perfectamente sin prismáticos. Al cabo de un par de minutos uno de los elefantes (probablemente el protector o la protectora de la manada) se acercó a la carretera con actitud desafiante, haciendo movimientos con la cabeza y la pata que nos daban a entender que no éramos bien recibidos.

2017-06-namibia-caprivi-muvunje-carretera-elefantes-1

Así que para evitar un encontronazo no deseado retomamos nuestra ruta antes de que la cosa se pusiese fea. Aún así, ¡emoción pura!

Muvunje Camp

Otro formidable campsite (¡estamos en racha!) en plena naturaleza y a orillas del río. En esta ocasión sí que fue una pena que no pudiésemos disfrutar más de nuestro paso por aquí ya que llegamos al atardecer y teníamos que marcharnos muy, pero muy temprano para cubrir en un día el trayecto entero entre el extremo de Caprivi y Etosha (y sin posibilidad de llegar tarde ya que en los campsites de Etosha cierran las puertas sobre las 17.30 y quien no llegue que se las apañe).

2017-06-namibia-caprivi-muvunje-camp-1.jpeg

El campsite está regentado por un inglés muy gracioso (personajón) que lleva más de una década viviendo en Namibia y que reniega completamente de sus orígenes. Coincidimos también con un enorme grupo de belgas que iban en un viaje organizado liderado por una especie de Indiana Jones cervecero. Pasamos unas horas agradables conversando con todos ellos.

2017-06-namibia-caprivi-muvunje-camp-2

Cuando decidimos acostarnos eran más de las 12 de la noche, y teniendo en cuenta que deberíamos salir sobre las 5 de la mañana para no ir demasiado apretados de tiempo, nos pareció una buena opción hacer como unos días atrás en la autopista y dormir dentro del coche para no tener que hacer montaje de tienda ni nada de nada.

Con el ruido de los grillos y de otros animales nos quedamos dormidos rápidamente, finalizando así una preciosa sub-aventura: ¡La Aventura de Caprivi!

2017-06-namibia-caprivi-muvunje-carretera-b8-poblado-tradicional.jpeg

Poblado tradicional del Caprivi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s