Malta 2008 – La Valletta

La Valletta (The City para los malteses) cuenta con uno de los mejores puertos naturales de Europa. Con sus calles, iglesias y palacios, constituye el ejemplo claro de la rica herencia arqueológica y artística de este país.

¿Y ese nombre tan peculiar?

Durante el asedio de 1565, los turcos consiguieron conquistar la única defensa existente en la Península de Sciberras (el Fort Saint Elmo), amenazando las posiciones defensivas del Fort Saint Angelo. Pero los cañones defensivos no les permitieron continuar. Una vez superado el peligro, el gran maestre Jean de la Vallette vio necesario construir en esta península una ciudad fortificada. Un año después comenzó la construcción de La Valletta, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980.

La Valletta fue novedosa por su avanzado sistema de alcantarillado basado en la construcción de unos enormes fosos que permitían eliminar la suciedad dos veces al día, haciendo circular agua del mar, y que además servía de elemento defensivo. En 5 años y gracias a 8000 empleados, se levantaron los 32 kilómetros de muros que se conservan en la actualidad.

El tiempo iba pasando y 25 años después, a finales del siglo XVI, la ciudad estaba habitada por más de 3000 personas, cifra que se elevó a 10.000 a principios del siguiente siglo.

Actualmete es una ciudad pequeña, habitada por no más de 7000 personas, pero que proporciona una preciosa visita gracias a la ausencia del tráfico por sus calles peatonales.

Visita Monumental por el centro de La Valletta

El tamaño de esta ciudad (de tan solo 0,8 kilómetros cuadrados) hace que su visita sea muy cómoda y se pueda completar tranquilamente en un día. Desde el centro geográfico de la misma, la distancia a cualquier punto rara vez supera los 500 metros, por lo que nuestras piernas nos podrán llevar a todas partes sin ninguna dificultad.

1) Plaza de la Fuente de Tritón: diseñada por el artista maltés Vincent Apap en los años 50, es hoy en día el punto de entrada a la ciudad y la principal terminal de autobuses del país. La puerta de entrada, conocida como City Gate, no tiene en sí nada especial, lo más impresionante viene al cruzarla para poder contemplar el encanto de La Valletta.

2008-08-Malta-Valletta-City-Gate.JPG

City Gate: ¡vamos a pasar el día en la capital más pequeña de Europa!

Todos los autobuses de la isla de Malta salen o pasan en algún momento por esta plaza circular situada junto a la City Gate. Es una estación de autobuses al aire libre y que conforma el núcleo de unión de todos los puntos de la isla. Desde aquí… ¡a cualquier parte!

2008-08-Malta-Valletta-Plaza-de-Triton.jpg

Plaza de la Funte de Tritón: una macroestación de autobuses

Estos autobuses (que en sí mismos son ya un emblema del país) son autobuses reciclados de épocas milenarias (bueno, no tanto, pero por lo que me han dicho de los años 50 o 60) del Reino Unido, ya que en ese momento Malta aún era una colonia británica. Carecen en general de puertas, se estropean cada 10 minutos y los conductores suelen ser desagradables, pero ahí donde uno va… ¡tiene que adaptarse!

2008-08-Malta-Valletta-Autobuses.JPG

Típico autobús carraca de Malta

2) Republic Street: esta larga calle de 1,5 kilómetros de largo es el eje principal de la ciudad y une la City Gate con el Fort Saint Elmo. En ella están los edificios más relevantes y el comercio más transitado. Originalmente se llamaba Strada San Giorgio pero los ingleses decidieron cambiarle el nombre por Kingsway (calle del Rey) y, una vez establecidos como país independiente, los malteses volvieron a cambiar su nombre en 1974 por el actual.

2008-08-Malta-Valletta-Republic-Street-Triq-L-Arcisqof.jpg

Republic Street y Triq L’Arcisqof (Calle del Arzobispo)

Aún así, realmente vale la pena callejear por los recovecos de la ciudad y no sólo por esta vía principal que además suele estar bastante llena de gente.

3) Museo Nacional de Arqueología, Palacio de Justicia Biblioteca Nacional: estos imponentes edificios serán los primeros que nos encontraremos si recorremos Republic Street desde la Fuente de Tritón. El primero es obra de Girolamo Cassar (siglo XVI) y desde la ocupación inglesa fue el centro de la vida social maltesa. Sus socios ilustres llegaron a incluir al Rey Eduardo VII y los novelistas Walter Scott y William Tackeray. Hoy es un museo que recoge una importante colección sobre la historia, arqueología y arte malteses. En contraste a este edificio histórico, el Palacio de Justicia original fue destruido en la segunda guerra mundial y reconstruido en 1967. La Biblioteca data de finales del siglo XVIII y alberga una importante colección de documentos y manuscritos.

2008-08-malta-valletta-museo-arqueologia-palacio-justicia-biblioteca

Museo de Arqueología, Palacio de Justicia y Biblioteca Nacional

4) Palacio del Gran Maestre: fue construido por Girolamo Cassar a finales del siglo XVI y es hoy en día la sede de la Presidencia de la República y del Parlamento. En su fachada hay varias lápidas que conmemoran momentos clave de la historia reciente del país.

2008-08-Malta-Valletta-Palacio-Gran-Maestre.JPG

5) Fort Saint Elmo: continuando nuestra ruta por Republic Street desde la City Gate, llegamos al fin de la ciudad (y de la península en la que se encuentra). Este fuerte construido en 1552 ocupa una buena parte del extremo de la península y fue el que durante el asedio turco de 1565 se convirtió en símbolo de la resistencia maltesa. Durante estos altercados fue derruido y reconstruido posteriormente añadiendo una nueva línea defensiva a finales del siglo XVII. Irónicamente, aquí se filmó parte de la famosa película Midnight Express (“El Expreso de Medianoche”, Brad Davis, 1978), ambientada en una cárcel turca… ¡Qué cosas!

2008-08-Malta-Valletta-Fuerte-Saint-Elmo.jpg

Buenas vistas desde el fuerte Saint Elmo en La Valletta

6) Jardines Lower y Upper Bakarra: estos dos pequeños jardines independientes situados a ambos extremos del lado este de la península ofrecen una hermosa vista del puerto. En el centro de los primeros, se levanta un templo de estilo dórico en memoria del capitán inglés sir Alexander Ball, quien ayudó a los malteses en su lucha contra los franceses.

2008-08-Malta-Valletta-Jardines-Lower-Bakarra.JPG

Jardines Lower Bakarra

7) Concatedral de San Juan Bautista: este es uno de los lugares de más interés histórico y artístico de toda la isla. Construida originalmente a finales del siglo XVI con planos de Girolamo Cassar y con sucesivas ampliaciones hasta mediados del siglo XVIII, alberga unos cuantos tesoros que hacen bien merecedora una tranquila visita.

2008-08-malta-valletta-concatedral-san-juan-bautista-2

La archidecorada Concatedral de San Juan Bautista

La fachada exterior es bastante sencilla, y es una vez dentro cuando nos podemos dejar maravillar por la bóveda de cañón decorada con pinturas al óleo de Mattia Preti realizadas en la segunda mitad del siglo XVI.

2008-08-malta-valletta-concatedral-san-juan-bautista-1

Exterior e interior de la Concatedral de San Juan Bautista

En el suelo, hay numerosas tumbas de mármol de los granes maestres que fueron enterrados aquí junto con 400 caballeros. Los sepulcros más antiguos datan de 1602 y se encuentran en la Capilla de Aragón.

2008-08-Malta-Valletta-Concatedral-San-Juan-Bautista-3.jpg

Tumbas en mármol

Vale la pena entrar y dedicar un buen rato a admirar todo lo que ofrece. Sin duda, el punto más fuerte es el Oratorio (fuerte por lo que hay en su interior y por la entrada que hay que pagar) que nos lleva directamente a contemplar una obra maestra de Caravaggio que fue restaurada hace varios años: La Decapitación de San Juan Bautista.

8) Monumento al Asedio: esta campana de 10 toneladas fue inaugurada en 1992 como recuerdo de las 7000 personas que perdieron la vida durante el asedio a Malta por parte de Italia y Alemania, que tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial (entre los años 1940 y 1943). Cayeron en ese período en Malta más bombas que en Reino Unido.

2008-08-Malta-Valletta-Monumento-Asedio-1.jpg

Monumento al Asedio

La campana suena todos los días a mediodía y una graciosa señal nos recuerda que, al no tratarse de una campana de juguete, es aconsejable mantenerse alejados de sus cercanías en ese momento…

2008-08-Malta-Valletta-Monumento-Asedio-2.JPG

9) The Waterfront: esta bonita avenida con preciosos edificios de piedra clónicos se encuentra realmente en la vecina Floriana (pequeña ciudad de 2500 habitantes pegada a La Valletta). Se puede acceder fácilmente caminando desde la Plaza de la Fuente de Tritón, y es un lugar tranquilo para pasear y, en general, menos abarrotado de turistas.

2008-08-Malta-Valletta-Floriana-Waterfront.JPG

The Waterfront, entre Floriana y La Valletta

10) Vistas desde La Valletta: La península en la que está esta ciudad nos permite disfrutar de hermosas vistas de lugares cercanos cruzando el mar. Volviendo a la Fuente de Tritón para coger el autobús, podemos hacer una pequeña parada en los Jardines Hastings situados muy cerca de la muralla. Desde aquí, tenemos una preciosa vista de Msida y de la Isla Manoel. Por otro lado, desde diversos puntos de La Valletta, las vistas de los poblados de Senglea y Vittoriosa y del Fort Ricasoli son también sublimes.

Hasta aquí llega este recorrido por la capital de Malta, mezcla de historia, mar, arte y modernidad. Un curioso punto estratégico que ha sido azotado a lo largo de los siglos por múltiples civilizaciones.

El Feísmo más allá de La Valletta

Hacia el oeste, los límites de esta ciudad se confunden con los de sus vecinas Sliema y St. Julian’s, aunque estas dos últimas ofrecen desde mi punto de vista muy poco atractivo.

Sliema es una ciudad que ha crecido gracias al desarrollo turístico y cuya población está ya sobre los 15.000 habitantes. Tiene muchos hoteles y cero encanto. Mucha gente viene por su playa, la cual no deja de ser un acceso al mar junto a rocas y rodeada de muchos edificios…

2008-08-malta-sliema-playa.JPG

La muy transitada “playa” de Sliema

St. Julian’s se encuentra continuando hacia el oeste desde Sliema. Poca cosa la diferencia de la anterior. Tiene una iglesia no muy fea, un super-casino y un palacio, pero en resumen es un sitio perfectamente evitable. La zona de Paceville es muy famosa por ser el núcleo de la fiesta de la isla. Durante nuestra estancia, pudimos comprobar que el turismo español (probablemente por las becas para “aprender” inglés…) es tan elevado que no es nada raro escuchar temas de David Bisbal, David Bustamante, Enrique Iglesias, Estopa… un horror. Además, el volumen es tan excesivamente elevado que a mí se me hizo imposible estar más de 5 minutos dentro de ningún sitio (uno de los profesores de la academia, que es de Malta, nos comentó que él salía por la noche con tapones…).

2008-08-malta-st-julians-paceville.jpg

St. Julian’s – Paceville, poca cosa aquí

Conclusión: St. Julian’s para fiesta latina, para todo lo demás, La Valletta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s