Namibia 2017 – Etapa 1 – Fish River Canyon: La Fuerza de La Erosión

Se visite la parte de Namibia que se visite (salvo que se venga de Sudáfrica), ir hasta el Fish River Canyon es una buena paliza de carretera. Pero un espectacular cañón forjado por los caprichos de la naturaleza durante milenios bien merece armarse de energía y dejarse caer por la zona.

De Lüderitz a Hobas

2017-06-namibia-carretera-a-hobas-2.jpeg

Una de las inmensas rectas de Namibia

Salimos de Lüderitz inmediatamente después de terminar el tour en barco que nos llevó hasta los Pingüinos del Cablo y de llenar el depósito del coche. Teníamos un buen trecho por delante (todos los desplazamientos en Namibia acaban siendo “un buen trecho”) y, por una vez, queríamos llegar al campsite de Hobas, cerca del Fish River Canyon, antes del atardecer.

Nos daba tiempo de sobra pero, por supuesto, no lo conseguimos. ¡Siempre nos entretenemos por el camino!

2017-06-namibia-goageb-arbol-aloe-dichotoma-1

Un Aloe Dichotoma cerca de Goageb

Hicimos sin parar el trayecto por la B4 hasta la zona de Garub. Ahí, a un par de minutos de la carretera principal, hay un bonito cobertizo para poder observar los Caballos del Desierto.

2017-06-namibia-garub-1.jpeg

Oryx buscando comida

El origen de estos caballos es aún incierto y las teorías van desde que son caballos que escaparon en algún momento de granjas o que fueron abandonados al inicio de la Primera Guerra Mundial. Para ayudarles a subsistir (porque en los meses de sequía el medio es muy, pero muy duro) se ha construido un waterhole (literalmente, “agujero con agua”) artificial para que puedan beber.

No tuvimos la suerte de verlos de cerca. Sí que pudimos distinguir con los prismáticos a una veintena de ellos en la lejanía, pero la parada valió igual la pena. Aprovechamos el cobertizo para comer algo y maravillarnos con los distintos grupos de Oryx que pasaban por delante de nuestros ojos para beber el agua acumulada en el agujero.

2017-06-namibia-garub-2

Waterhole de Garub

¡Son geniales estos animales! Tan elegantes, con esos preciosos colores tan característicos. Seguramente su carne sea bastante típica en Namibia. Tenemos que informarnos de eso y, si es así, intentar probarla

2017-06-namibia-garub-4

Tras un buen rato de relax y fascinación con la vida animal, retomamos el camino para cubrir los 20 kilómetros que nos separaban aún de Aus. Allí hicimos la segunda parada para estirar las piernas. El pueblo en sí no tiene nada, pero cuando las tropas alemanes se rindieron a las tropas Sudafricanas en 1915 se creó aquí un campamento de prisioneros de guerra. Más de 1500 prisioneros llegaron a morar el campamento custodiados por 600 guardas.

2017-06-namibia-aus-2.jpeg

Restos del campo de Aus

Los soldados trabajaron duramente para hacer ladrillos, casas y huertas y así mejorar sus propias condiciones de vida dentro del campo de refugiados. Cerró poco después del fin de la guerra y hoy en día no queda nada más que restos muy ruinosos de lo que fueron algunas de las construcciones diseñadas por estos refugiados.

2017-06-namibia-aus-3.jpeg

Ladrillo de los que hacían los presos del campo

Y con estas tonterías el tiempo se nos echaba encima (otra vez). Dejamos Aus y seguimos sin parar por la B4 hasta Seeheim. Ahí cogimos la C12 (carretera de tierra) a mano derecha que lleva casi directamente hasta el Hobas.

2017-06-namibia-aus-1

Precioso contraste del color de la tierra con el de la vegetación

Por el camino, a la vez que se ponía el sol, fuimos conduciendo un rato junto a un mini tren (locomotora y un vagón) que parecía ir directo hacia las montañas y el horizonte. El único tren que hemos visto en el país por ahora, y para eso iba totalmente vacío, como si fuese un recorrido de prueba.

2017-06-namibia-carretera-a-hobas-1.jpeg

El Fish River Canyon y sus Miradores

La razón fundamental de desviarnos al sur hasta este enclave cercano con a la frontera con Sudáfrica era visitar esta brecha en la tierra de 161 kilómetros de largo que en su punto más ancho alcanza los 27 kilómetros y en su punto más profundo los 550 metros de caída.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-8-sulphur-springs.jpeg.jpeg

Vistas del cañón desde cerca de la Eagle’s Rock

El Fish River Canyon es, aparentemente, el segundo cañón más grande del mundo, superado únicamente por el majestuoso Cañón del Colorado. Hay dos formas de visitarlo: La primera es hacer una ruta de trekking de 80 kilómetros en 5 días por dentro del cañón, que empieza cerca de Hobas y termina cerca de Ai-Ais.

Para esta opción se necesita conseguir un permiso especial y formar un grupo de al menos 5 personas (mucha gente forma el grupo en el propio campsite de Hobas juntándose con otros mini-grupos).

2017-06-namibia-fish-river-canyon-vida.jpeg

Por mi parte, y eso que me apasiona el trekking y la posibilidad de estar perdido varios días en la naturaleza (como hice en Nepal hace cosa de tres meses), me alegro mucho de no haber hecho esta ruta. El cañón es alucinante, eso que quede claro, pero caminar 5 días por dentro del cañón todo el rato con el mismo paisaje y siguiendo una ruta tan tremendamente plana (el desnivel es muy escaso) me parece bastante aburrido.

Así que optamos por la segunda opción. Pasar el día recorriendo en coche los miradores más especiales, dedicando un buen rato a cada uno de ellos para ser capaces de captar toda la energía y sensaciones de cada momento.

Hobas Campsite y el Main Viewpoint

Llegamos ya con el cielo totalmente oscuro al campsite de Hobas (170 NAD por noche y persona). Muy cómodo y convenientemente situado cera del inicio de la ruta de los miradores o de la ruta de trekking.

2017-06-namibia-hobas-campsite-1

Nuestra casa ambulante aparcada en la parcela del Hobas Campsite

Allí conocimos a un chico y una chica rusos que vivieron gran parte de su vida en Francia y ahora están en Sudáfrica. Muy divertidos y sociables. ¡Menos mal! Porque formar algo de pandilla en los campsites de Namibia está resultando más difícil de lo que pensaba. Todo el mundo viene a su bola y ya está. Al menos con estos compartimos un buen rato de risa y conversación.

2017-06-namibia-hobas-campsite-2.jpeg

Isa preparando una de sus magníficas cenas improvisadas con “un poco de todo”

Por la mañana nos levantamos a las 6 para aprovechar bien el día y desayunar ya en uno de los miradores. Recogimos la tienda en tiempo exprés y, después de pagar el permiso (180 NAD al día por persona) del parque pusimos rumbo al mirador principal (Main Viewpoint).

2017-06-namibia-fish-river-canyon-main-viewpoint-4.jpeg

Mirador principal del cañón. Sentarse y… ¡dejarse llevar!

¡Y fue todo un acierto! 10 kilómetros separan el campsite del mirador, así que llegamos en un santiamén. Estábamos totalmente solos, y pudimos disfrutar de un merendero chulísimo con sillas, mesas y unas espectaculares vistas del cañón como si fuese privado.

Montamos el chiringuito del desayuno y llenamos el depósito estomacal de pura energía física y sensorial rodeados de unos preciosos y regordechos pájaros negro-azabache que intentaban repescar cualquier miga que se nos escapase.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-main-viewpoint-1.jpeg

Al cabo de una hora llegó un grupo de cuatro sudafricanos con los que estuve un buen rato hablando de Namibia y Sudáfrica. Muy agradables también. Parece que toda la gente con la que vamos a relacionarnos son o viven en Sudáfrica. Porque la gente local de Namibia…

Antes de continuar la marcha apareció también un grupito de tres amigos ingleses con una cámara de fotos parecida a la mía. Estuvimos hablando un rato y después nos hicimos fotos los unos a los otros jugueteando con los pájaros. ¡Un inicio de día estupendo!

2017-06-namibia-fish-river-canyon-main-viewpoint-2

Volviendo al coche nos paramos a leer sobre la historia del cañón en unos paneles que hay en la base del merendero. Las rocas de la base del cañón son piedras y restos de lava depositados aquí hace 1800 millones de años, que se dice rápido. 500 millones de años después se calentaron y comprimieron formando un curioso complejo rocoso metamórfico (granito, dolorita…). Llegó entonces un periodo de erosión que se llevó las capas superiores haciendo que la zona se transformase en el suelo de un mar poco profundo que cubrió gran parte del sur de Namibia.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-main-viewpoint-3.jpeg

Hace 500 millones de años se empezó a forjar lo que es en sí el cañón cuando una fractura formó un amplio valle. Glaciares móviles procedentes del sur agudizaron esta brecha durante la Edad de Hielo que tuvo lugar hace 300 millones de años. Posteriores fallas y más erosión tuvieron lugar, creando cañones hasta que hace 50 millones de años el Fish River se abrió paso por el recientemente creado valle.

Una lección de lo que le cuesta a la naturaleza crear un espectáculo visual de tantos que el ser humano ya ha intentado cargarse en cuestión de meses. Aquí aún no es el caso, y ojalá perdure intocable salvo por fenómenos naturales.

Hiker’s Viewpoint

2017-06-namibia-fish-river-canyon-hikers-viewpoint-5

Vista principal desde el Hiker’s Viewpoint

Con el Main Viewpoint a la espalda, se coge la pista que sale hacia la izquierda y que en 3 kilómetros llega al Hiker’s Viewpoint, que es además de donde sale la ruta de 5 días por ser uno de los sitios más cómodos para bajar al cañón. Desgraciadamente está terminantemente prohibido bajar salvo que sea para hacer esa ruta que requiere de un permiso especial, así que nos quedamos con las ganas (de momento, jejeje).

2017-06-namibia-fish-river-canyon-hikers-viewpoint-3

Entre este mirador y el primero, hay otro no marcado que me parece aún mejor que el Hiker’s. Se distingue perfectamente porque la vista llama a parar y hay una buena pirámide artificial de piedras.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-hikers-viewpoint-1.jpeg

Punto medio entre el Main Viewpoint y el Hiker’s Viewpoint

Paramos ahí un rato también porque la mayoría de los visitantes se contentan con estar un rato en los dos miradores principales, sacar unas fotos y marcharse, quedando así todos los demás puntos especiales completamente desiertos (nunca mejor dicho) de gente.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-hikers-viewpoint-2.jpeg

Sur del Main Viewpoint

Si antes nos fuimos hacia la izquierda, ahora hacia la derecha. Continuando esta pista unos 4 kilómetros se llega a uno de esos miradores no marcados desde donde se aprecia en su totalidad un precioso meandro desde un ángulo totalmente nuevo.

La paz y el silencio que se respiraban nos incitaron a relajarnos un buen rato. En mi caso, tumbado justo en unas rocas junto al precipicio, percibiendo la distancia vertical y la preciosa vista en la lejanía. De lujo.

2017-06-namibia-fish-river-sur-main-viewpoint-1

Momentos de relax tomando el sol con vistas de ensueño

Solo parando en estos sitios ya se nos había pasado gran parte de la mañana. Volvimos al coche y regresamos al Main Viewpoint para tomar la ruta D324 (apta solo para 4×4) que conduce al punto más alejado al que se puede llegar en coche.

Hacia el Eagle’s Rock

El desvío está en la pista que une el Hobas Campsite con el Main Viewpoint (a mano derecha si se viene del mirador). La primera parada que hicimos estuvo motivada por un glorioso cactus en una zona en la que el cañón es particularmente ancho.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-1

Bajamos del coche y fuimos hasta el cactus descendiendo por unas piedras. Absortos ante lo que teníamos ante nosotros nos pareció oír unas voces en la lejanía, así que echamos atrás la mirada para encontrarnos de nuevo con Lara y Darío, los chicos que habíamos conocido en el Campsite de Sesriem.

Nos juntamos para seguir hacia el Eagle’s Rock y así compartir un poco más estos momentos tan áridos y salvajes de la naturaleza africana.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-2

Dos gallegos, una navarra y una vallisoletana

Siguiente por la pista (cada vez más alocada, rota y estropeada, repito, ¡únicamente para 4×4!) llegamos al mirador de Sulphur Springs. Que haya o no ahí abajo unas termas sulfurosas no lo tengo muy claro, pero que vale la pena seguir la tortuosa ruta en coche entre botes y macro-socavones para disfrutar de este nuevo punto de vista del cañón, con un montículo muy curioso precedido y seguido de preciosos meandros, está claro.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-3-sulphur-springs

Sulphur Springs

Ya solo nos quedaba seguir hasta el final de la carretera para llegar al Eagle’s Rock. Fue más largo de lo que creía y de lo que ponía la guía, pero la ruta no tiene mucha complicación. Hay que conducir hasta que la pista simplemente… ¡se acaba!

En el Eagle’s Rock el paisaje y los colores del cañón son algo diferentes. Es el sitio más tranquilo (y más alejado) de todos los miradores del Fish River Canyon por los que pasamos. Además, se aprecia muy bien cómo continúa en dirección sur.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-4.jpeg

Fin de la ruta en coche por el cañón

Aunque está prohibido, si alguien tiene interés en bajar al cañón sin hacer el trekking de los 5 días, éste es el enclave perfecto. No hay absolutamente nadie en kilómetros a la redonda, ni turistas, ni guardas…. ¡nadie! Y la bajada es bastante sencilla porque el cañón no es tan profundo.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-6.jpeg

Vamos, que es el lugar idóneo para transgredir y adentrarse un poco en el Fish River Canyon, pero esta vez desde dentro y no desde arriba.

Una vez más nos sorprendimos con lo fuerte y resistente que puede ser la naturaleza. ¡Vida en este páramo! Poca cosa: un arbolillo y varios brotes en la tierra, pero vida al fin y al cabo. Lara y Darío se marcharon porque querían llegar temprano a las Hot Springs de Ai-Ais. Allí pasarían sus últimas noches antes de volver a Sudáfrica.

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-7.jpeg

Vegetación y animales sobreviviendo juntos

Nosotros nos quedamos un rato más, en plena armonía con el entorno, disfrutando del silencio y del espectáculo gratuito que estaba servido.

Última Escapada en el Entorno del Cañón

¿Hacer un desvío de una hora en dirección opuesta a nuestro siguiente destino para pasar un rato en unas termas?

Pues eso fue lo que hicimos al salir del Eagle’s Rock. Antes de la noche del día siguiente teníamos que llegar al Waterberg Plateau, 1020 kilómetros (sí, sí, ¡1020!) al norte del campsite de Ai-Ais, que es donde están las termas.

Para llegar a Ai-Ais desde Hobas hay que coger la pista por la que habíamos llegado (C37) y seguir las indicaciones hacia Ai-Ais. Son unos 60 kilómetros y se tarda aproximadamente 50 minutos en llegar. La entrada (solo para las termas) nos costó 20 NAD a cada uno.

Allí nos volvimos a encontrar con Lara y Darío, y pasamos un rato muy agradable de despedida en las termas, viendo el atardecer y mentalizándonos del largo camino que teníamos por delante, ya que en Ai-Ais acababa nuestro “tour del sur” de Namibia y teníamos que dar el salto para empezar el “tour del norte”, con primera parada en el Waterberg Plateau.

2017-06-namibia-ais-ais-termas

Termas en Ai-Ais

Decidimos salir de las termas a las 16:30 y conducir hacia el norte hasta cansarnos, dormir en cualquier esquina de la carretera dentro del coche y, la mañana siguiente, continuar la ruta nada más levantarnos.

¿Llegaremos bien? A ver si no aparece ningún “bicho grande” para darnos un buen susto…

2017-06-namibia-fish-river-canyon-eagles-rock-5.jpeg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s