Escocia 2014 – Etapa 1 – Edimburgo (Días 1 y 2)

Es imposible no dejarse llevar por los encantos de esta ciudad. Edimburgo ofrece mucho más de lo que promete y bien merece una buena visita de varios días para aprovecharla al máximo.

La primera parada de nuestro viaje a Escocia es su capital. Puesto que el vuelo de EasyJet que teníamos iba directo de Madrid a Edimburgo, qué mejor sitio que esta flamante ciudad para comenzar el recorrido de dos semanas por la región (¿o futuro país?) norte de UK.

Se puede decir que nuestra llegada se produjo en un día claramente escocés (algo que como gallegos tampoco nos desconcertó). Día 28 de junio y nos acompañaron nubarrones grises y unos cuantos chubascos. Entre la llegada al aeropuerto, traslado y acomodación en el apartamento que teníamos alquilado se nos fue ya gran parte del tiempo, así que aprovechamos el resto del día para familiarizarnos brevemente con el entorno del piso y comprar provisiones para la nevera (¡ya que teníamos piso teníamos que sacarle el máximo rendimiento posible!).

Resulta que nuestro apartamento está en el centro mismo de la Royal Mile, mejor emplazamiento imposible. A tan solo unos pasos, el North Bridge cruza el río uniendo dos partes de la ciudad ofreciendo unas maravillosas vistas de la zona monumental de Calton Hill.

2014-07-Edinburgh-North-Bridge-Calton-Hill.JPG

Vistas de Calton Hill desde el North Bridge

Esa tarde dimos un pequeño paseo por la Royal Mile, la calle central de la zona vieja de Edimburgo y que une el Castillo (en la zona más alta) con el Palacio (en la zona más baja).Nos dejamos guiar por nuestros sentidos, siguiendo la música callejera de cada esquina…

2014-07-Edinburgh-Royal-Mile-Musicos.JPG

Edimburgo es una ciudad muy musical… ¡actuaciones everywhere!

…hasta entrar en un pub tradicional con música en directo. Aquí noté la primera diferencia con Inglaterra. He viajado hasta la fecha muchas veces a Inglaterra en diferentes etapas de mi vida, a diferentes zonas y por diferentes motivos, pero una cosa siempre se ha mantenido: la gente no se puede decir que sea excesivamente acogedora. En Escocia me da la impresión de que es justo al revés. En el momento en el que la gente local se da cuenta de que unos foreigners han entrado al pub, vienen directos a entablar conversación e interesarse por nuestra procedencia, qué vamos a hacer, etc… ¡Inaudito!

Al día siguiente comenzó nuestra verdadera ruta por el centro de la ciudad.

Nos levantamos temprano para unirnos a una pequeña ruta guiada por el casco histórico. Siempre que voy a una ciudad monumental, con historia, me gusta leer sobre ella pero también que alguien me cuente in situ las anécdotas y hechos importantes que sucedieron en esas calles. Es una forma de transportarse momentáneamente a otra época con otra gente, imaginándote cómo sería la vida ahí mismo tiempo atrás. La ruta estuvo muy bien y además salió de nuestro propio portal, pues teníamos la suerte de alojarnos en un apartamento en la mismísima Royal Mile!

2014-07-Edinburgh-Royal-Mile.jpg

Royal Mile / High Street – El epicentro de Edimburgo

En la ruta nos explicaron la estructura del corazón de la ciudad, dividida en numerosos closes y wynds (callejuelas estrechas y callejones). La Royal Mile es una calle de una milla divida en varios tramos, es el corazón de la Old Town y aquí se encuentran la iglesia principal, el palacio de justicia, el ayuntamiento, etc.

Después de la ruta guiada, rehicimos algunas de las zonas para visitarlas libremente. Así pasamos de nuevo por la Catedral de St. Giles y el Congreso, dos de los edificios más importantes de la zona y que no pasan inadvertidos.

2014-07-Edinburgh-Royal-Mile-St-Giles-Parlamento.jpg

La Catedral de St. Giles y el Congreso

El Grassmarket fue el emplazamiento de un importante mercado de ganado desde el siglo XV hasta el siglo XX. También se efectuaban aquí las ejecuciones públicas (interesante combinación de eventos, ¿no?). Hoy en día esta espaciosa plaza es el corazón de la vida nocturna y parte de la vida diurna de la ciudad. Llegamos a ella bajando por la calle Cowgate, que supongo recibirá su nombre por el antiguo mercado de ganado. Aquí mi padre se fijó en una interesante placa que marcó el primer momento friki del día:

2014-07-Edinburgh-Cowgate.jpg

La bonita calle en cuesta Cowgate y su placa frikoncia

Para continuar con los momentos frikis, era obligada una visita al cementerio Greyfriars Kirkyard, que debe parte de su popularidad a Bobby Greyfriars, un perro que pasó 14 años cuidando la tumba de su dueño a finales del siglo XIX. Este cementerio es un sitio precioso para pasear, y además represente un punto de interés para los amantes de la saga de Harry Potter.

2014-07-Edinburgh-Greyfriars-Kirkyard-02.JPG

Cementerio Greyfriars Kirkyard

Aquí se encuentran varias tumbas con nombres que inspiraron personajes de los libros a su autora, J. K. Rowling, que dice haber escrito las primeras líneas e ideas en una mesa de la cafetería Elephant House, justo pegada al cementerio, en la calle George IV Bridge Street. La tumba de Thomas Riddle suele tener ofrendas de veneradores del-que-no-debe-ser-nombrado. También he encontrado las tumbas de los grandes matemáticos MacLaurin y Stirling.

2014-07-Edinburgh-Greyfriars-Kirkyard-01.jpg

Cafetería Elephant House y tumbas de MacLaurin y Thomas Riddell

Por la tarde, cruzamos el North Bridge para adentrarnos en Princes Street. Esta calle destaca por la torre del reloj del Balmoral Hotel y los jardines, con unas impresionantes vistas a la universidad y varios monumentos. Un lugar mágico para relajarse en un día de sol como el que al final tuvimos. Aquí viene la gente local a pasar el rato y jugar a la pelota, bailar, tocar “Scottish The Brave” en la gaita… ¡de todo te puedes encontrar en estos jardines!

Para terminar este día de caminata intensa por el núcleo de la ciudad, nos unimos a una nueva pequeña visita guiada. Esta vez con un tema mucho más oscuro: La Edimburgo Oculta. Aquí nos hablaron desde hechos reales (cómo afectó la peste a la ciudad, el nacimiento de sus catacumbas subterráneas…) a leyendas locales, algunas probablemente ciertas y otras no tanto. La ruta terminó en lo alto de Calton Hill con una perfecta puesta de sol.

2014-07-Edinburgh-Calton-Hill-Puesta-Sol.JPG

Atardecer en Edimburgo desde Calton Hill

Parece que el clima va a mantenerse estable estos días (hoy rozamos los 25 grados). ¿Unos gallegos que traen el buen tiempo a Escocia? ¡Parece un chiste!

Sea como sea, por ahora Edimburgo simplemente me encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s